Córdoba 2031. Una ciudad que disfruta la calle

Año 2031

Córdoba es la ciudad que prácticamente cuenta con más uso por parte de su ciudadanía de los espacios al aire libre. La conquista de la vía pública por parte de los ciudadanos es un hecho gracias a la apuesta decidida de la ciudad de Córdoba por convertirse en una ciudad donde la movilidad eficiente fuera la característica común.

Esta movilidad eficiente (aquella donde el coste total por kilómetro recorrido es el menor de los posibles, teniendo en cuenta todas las externalidades -producción de energía, ocupación de espacio público, uso de carreteras, tiempo de llegada, etc.-) es la base de la realidad social cordobesa que a pesar de todos los cambios radicales que se vienen produciendo, sigue siendo en su esencia la misma de siempre: una población que disfruta siempre que puede al aire libre.

 

Córdoba. Visita google Maps aérea

 

En una ciudad consciente de sus potencial, y también de sus limitaciones, a finales de la década del 2010 y gracias a una visión compartida de los diferentes sectores de la ciudad se pusieron las bases para el gran cambio que tuvo la ciudad de Córdoba.

* La inauguración del Metrotren en marzo del 2018 permitió que muchos otros cordobeses comenzaran a ver las posibilidades del transporte público como alternativa a un vehículo privado a la hora de moverse en el eje Este-Oeste. Su utilización creciente gracias a un eficaz sistema puerta a puerta entre la Estación y Medina Azahara, posibilitó que cada vez más turistas lo cogieran (ayudó para la declaración de Patrimonio Mundial de la Humanidad a Medina Azahara en el año 2019 como espacio sostenible en cuanto a la capacidad de absorber visitantes)

* Mientras tanto y conscientes de la amenaza que los vehículos autónomos conformaban para su propia supervivencia, los taxistas en el año 2020 acordaron convertirse en cooperativa de transporte y operar la flota de movilidad autónoma en la ciudad, garantizando el servicio puerta a puerta con el menor coste por kilómetro recorrido de España. Los acuerdos a largo plazo con marcas automovilísticas lo permitió.

* AUCORSA había pasado a convertirse en un sistema operado de manera autónoma. Esto permitió el reciclaje de gran parte de los conductores formándose en habilidades relacionales, mecánica, asistencia a viajeros, turismo, entre otras. Su misión de conducir autobuses y llevar pasajeros había pasado a ser relacional, de acompañar a viajeros y mucho más emocional. Así lo entendieron todas las partes envueltas.

* En paralelo y gracias a la creciente utilización de un sistema de transporte autónomo, posilibitó la eliminación del 90% de aparcamientos en vía pública. Unos métodos de transporte más rápidos, personalizados y efectivos que los vehículos tradicionales habían permitido cambiar por entero la ciudad, volviendo a ser una Córdoba que algunos comparaban con la Córdoba de finales del siglo XIX con la inexistencia de aparcamientos en vía pública.

Calle de la Feria a finales del siglo XIX -principios del siglo XX (Imagen procedente de Cordobapedia)
Calle de la Feria sin aparcamientos. Finales del siglo XIX -principios del siglo XX (Imagen procedente de Cordobapedia)

 

* Gran parte de este espacio fue ganado a la ciudad por veladores. La razón esgrimida para ello fue el estudio llevado a cabo en el año 2019 donde se constaba que el uso del espacio público que tenía mayor relevancia para los ciudadanos era el de las terrazas y con diferencia hacia otros.

* Córdoba tuvo en cuenta la movilidad de los turistas por lo que potenció las visitas a otros enclaves de la ciudad favoreciendo que el casco histórico no se viera saturado: las visitas a Medina Azahara o a la Sierra fueron clave para descongestionar el mayor número de visitantes. Las nuevas zonas de ocio eran Córdoba Oeste y Córdoba Norte. La rapidez de acceso, puerta a puerta y con altas capas de seguridad permitió garantizar una movilidad entre Medina Azahara y Paseo de la Victoria en 11 minutos con un coste de 1,5€ por trayecto. Este trayecto era pagado normalmente por parte del establecimiento al cual habían acudido.

* Los nuevos criterios de ordenación de veladores, gracias a la aparición de nuevo espacio público, permitió que florecieran nuevos establecimientos de ocio, con diferentes propuestas, pero que eran los que hacían que la ciudad se percibiera viva, más allá de la vida virtual en la que ya pasan un 50% del tiempo que no duermen los ciudadanos.

* En una sociedad donde cada vez hace falta trabajar menos para producir más, donde gran parte de nuestras transacciones comerciales se producen online, donde el tiempo de ocio es cada vez mayor, “vivir al aire libre” es lo que conecta a los cordobeses con su memoria de los años 60, 70, 80, 90 y 2000.

* Terrazas donde los ciudadanos siguen haciendo lo que han venido haciendo desde hace siglos: departir en torno a una bebida o comida. Entre otras cosas, porque es prácticamente el único momento del día donde permanecen alejados de cualquier acceso al entorno virtual.

Gestionando ciudades con datos y no con intuiciones. Del fin de muchas ideologías

El BBVA acaba de publicar una entrada en su blog analizando cómo afectaron desde un punto de vista económico los 3 cortes de tráfico en Gran Vía que se produjeron en Madrid.

Utilizando los datos de unas 250.000 transacciones de tarjetas de crédito realizadas en 285 establecimientos de tiendas de moda, restaurantes y hoteles, encontraron que la actividad económica global durante los periodos de restricción en la circulación se vio resentida concretamente en un -8%.

Tomando el ejemplo que tenemos del BBVA nos encontramos conque la restricción de tráfico hizo que, especialmente en el periodo del 23 de diciembre al 8 de enero, el impacto en las ventas de las tiendas de ropa fue de un -25%, de un -3% para restaurantes, pero de un incremento en las ventas de los hoteles de un 9%. Es decir, que la restricción del tráfico perjudica fuertemente a las tiendas de moda, compra más planificada, frente a la de los restaurantes. Sorprendentemente para la intuición, el incremento en el gasto en los hoteles fue de un 9%

Con estos datos, el Ayuntamiento se enfrenta al dilema sobre la futura peatonalización en Gran Vía. Parece entreverse que las restricciones al tráfico a quien realmente ayudan es a los bares, restaurantes y hoteles, frente al perjuicio que aparentemente tienen en las tiendas de moda. Es decir, vamos a un mundo donde muchas decisiones y sus consecuencias vamos a poder medirla directamente en términos económicos y los políticos tendrán que enfrentarse a la opinión pública para responder de estos datos.

A partir de aquí, ¿tendrá el Ayuntamiento que compensar a las tiendas de moda por el impacto negativo directo que una toma de decisión de este calado tendrá en su cuenta de resultados? ¿Se verá obligado a compensarle de alguna manera? ¿Y para los bares y restaurantes o para los hoteles? ¿Deberían pagar más impuestos al respecto siguiendo la lógica socialdemócrata imperante?

Independientemente de esto, se hace cada vez más evidente de la necesidad de contar con todo tipo de datos objetivos para la gestión de nuestras ciudades. No sabemos cuándo nuestros políticos interiorizarán eso y serán capaces de liderar cambios sustanciales en la gestión de nuestras ciudades. Lo antes que lo hagan, lo antes que aumentarán la probabilidad de sus ciudades de incrementar su desarrollo socioeconómico.

#patios2013: por qué un sistema de pases

El Diario Córdoba me ha invitado a escribir un artículo sobre el sistema de información que se ha implantado durante la Fiesta de los Patios por primera vez en sus 92 años de historia.

El problema de masificación en la Fiesta de los Patios es un problema histórico que se vive en la ciudad desde hace años, especialmente en el Alcázar Viejo, y es intrínseco a la misma: gente particular que abre su casa para que todo tipo de visitantes la visite de manera libre. El sistema de acceso a los patios que se ha tenido desde el año 1921 ha sido totalmente libre; cualquiera entraba y salía cuando les apetecía de todos los patios como no podía ser de otra manera.

Sin embargo, la declaración de la UNESCO de diciembre de 2012 hizo presagiar que la fiesta de los Patios del año 2013 iba a ser, con diferencia, la más visitada de la historia. ¿Podía mantenerse un sistema de acceso libre este año? Ahora que tenemos los primeros datos reales del primer fin de semana de la fiesta, la respuesta es diáfana y que no admite opinión ni discusión: rotundamente no.
Un patio tiene unas dimensiones específicas y caben un número determinado de personas. En el momento en que un número mayor de personas que la propia capacidad del patio quieren entrar, y éste está ocupado, se forma una cola, que será proporcional al número de personas que deseen entrar.

Por su belleza, su marca y cercanía al casco histórico, el barrio del Alcázar Viejo ha sido históricamente el más demandado por parte de los visitantes a la fiesta de los Patios, de ahí la existencia de colas.

Sin embargo, dada la propia composición urbanística del barrio así como el número de personas que pretenden visitarlo, hubiera sido materialmente imposible acomodar al número de personas que pretendían visitarlo que hoy en día ya sabemos gracias al sistema de pases que hemos tenido. Si se hubiera permitido ir a todas las personas que así lo deseaban al Alcázar Viejo, estaríamos hablando de un completo desastre. Los días de máxima afluencia se hubiera colapsado y se podría haber esperado lo peor.

Este sistema ha permitido no colapsar el barrio del Alcázar Viejo ni determinados sitios de Santa Marina, sino que, otras zonas históricamente desconocidas para la inmensa mayoría de los visitantes hayan sido visitadas. Este objetivo, viejo anhelo de todos los propietarios de patios, ha sido conseguido: la redistribución de las visitas entre todo tipo de barrios. Si a esto le sumamos que nadie se ha quedado sin ver la fiesta de los Patios, cuestión harto compleja de conjugar con un sistema de pases, el objetivo inicial está cumplido.

La fiesta de los Patios ha quedado consolidada como la fiesta de Córdoba. Ahora sólo nos queda aprender de los errores habidos, tanto de los evitables, para solventarlos como de los inevitables, para minimizarlos, y trabajar desde ya entre todas las partes envueltas para que el año 2014 sea la mejor Fiesta de los Patios que la ciudad haya conocido nunca.

Street API. Del porqué hacen falta APIs de nuestras calles

Las calles son probablemente la unidad mínima geográfica en una ciudad que más información valiosa encierra y que menos atención se le presta medida como tal ente. A pesar de que la calle/plaza/avenida es el convenio geográfico estandarizado para referirnos a la ubicación física de donde se encuentra un domicilio, institución, organización, comercio, empresa, etc. pocas veces aparece mencionada como tal en los análisis de smart cities que se hacen sobre las posibles aplicaciones que vienen.

Almanaque de Córdoba (1900)
Almanaque de Córdoba (1900)
Y pocas veces aparece, porque históricamente nunca nadie ha catalogado la información mediante calles, sino que ha sido mediante otras convenciones como profesiones, barrios, apellidos, etc. Sólo hay que mirar los catálogos de industrias de finales del siglo XIX o las páginas amarillas y la guía telefónica del siglo XX para darnos cuenta de este hecho. Cuando era el ayuntamiento quien recopilaba estos datos, este lo hacía promovido por la propia concejalía interesada en la información concerniente a su área. Por ejemplo, quiero saber los comercios que hay en una ciudad o un barrio, para compararlos por sectores, no por ubicación geográfica. Por eso no entiendo como siendo las calles las que encierran posiblemente mayor información valiosa para la toma de decisiones tanto de agentes públicos o privado, la poca o nula atención se le presta por parte de los consultores de las smart cities.

Para que nos demos cuenta del conjunto de información que puede extractarse de una calle, listemos aquellos datos e información que nos interesa conocer a nivel de calle, y que mediante una API el ayuntamiento debería proveer:

* Nombre de la calle
* Antiguos nombres de las calles
* Superficie total
* Superficie total peatonal
* Superficie total para vehículos
* Longitud de la calle
* Pavimento, tipología
* Pavimento, histórico de actuaciones
* Pavimento, % de desgaste
* Canalizaciones existentes de telecomunicaciones / electricidad / fontanería
* Canalizaciones, histórico de actuaciones
* número y ubicación de equipamiento urbano
* imágenes de cada establecimiento de la calle
* Imágenes antiguas de la calle
* inmuebles, número
* inmuebles destinados a actividad comercial
* Número de multas cursadas por tráfico en los últimos años
* Número de inspecciones sanitarias llevadas a cabo
* Número de aperturas de establecimientos
* índice de ruido por horas y en tiempo real
* frecuencia de cierre de calle y prohibición de circulación
* dirección y sentido de la calle en la circulación
* número de veladores existentes
* número de delitos denunciados en la zona
* número de árboles y vegetación
* distancia hasta parada de autobús
* distancia hasta parada de taxis
* frecuencia de paso de transporte público
* paso de vehículos para la gestión de residuos orgánicos, plásticos, envases, vidrio
* Número de horas de sol en la calle
* Número de horas de lluvia
* Número de personas que pasan por la calle y su frecuencia
* Número de vehículos que pasan por la calle y su frecuencia
* Horas de limpieza de calle
* Índice de polinización y de contaminación atmosférica
* etc. etc. etc.

Mapa de movilidad de Córdoba en tiempo real

A partir de contar con esa información, la toma de decisiones desde todo tipo de ámbitos podrían llegar a automatizarse en función de la optimización que se quisiera dar. Sería establecer unos settings iniciales de aviso y el sistema automáticamente ofrecería información al usuario final de todo tipo.

Cada usuario debería identificarse configurando su tipo de avisos y notificaciones por parte de la calle, en función de sus intereses específicos. Por ejemplo, no es lo mismo un vecino de la calle que quiere saber cuando el carrero pasa con su vehículo para recopilar la basura que aquel que se encuentre buscando una vivienda y quiera conocer el ruido existente desde un punto de vista histórico en la ciudad.

Avísame cada día cuando queden 5 minutos para que el carrero recoja la basura
Dame el número de personas que pasan por esta calle en comparación con otra
Dime el número de delitos cometidos en el entorno de la calle
Dime el número de días donde la calle queda cortada
Dime el número de personas sentadas de media en la calle
Dime el número de incidencias de ruido ocurridas en el último año
Dime qué compañías de telecomunicaciones ofrecen servicio en la zona y con qué velocidad
etc.

Artículos en Cordobapedia relacionados con la plaza de las Tendillas
Artículos en Cordobapedia relacionados con la plaza de las Tendillas

Si encima te gusta la historia, puedes llegar incluso a requerir información relativa a personajes populares que forman parte de la capa invisible de la intrahistoria de una calle, de aquellos que fueron y ya no se encuentran. Cordobapedia y sus categorías de calle son un ejemplo de este tipo.

Cuando construyamos smart cities tengamos presente queuna calle es el elemento mínimo de información para los agentes y ciudadanos.

Sobre interfaces: la mejor interfaz es cuando no existe

(del blog de Intelify)

Una de las tesis que venimos manejando desde que diseñamos todo tipo de interfaces en sistemas de información es que la mejor de las interfaces debe ser lo más simples y transparentes posibles. La computación ubicua, en la que empezamos a trabajar conceptualmente hace 9 años, comienza a ser una realidad.

Creemos firmemente en la transparencia de la tecnología de manera que siempre se pueda reducir la fricción que conlleva el uso de cualquier sistema de información por parte del usuario maximizando la usabilidad del sistema. Partiendo de esa premisa, hemos diseñado sistemas donde el usuario es el centro de la experiencia y de que todo debe girar en torno a encontrar la solución a su necesidad, no en lo que debe hacer para encontrar la solución a esa necesidad.

Esta es la razón por la cual siempre nos abstraemos al máximo de cómo debe ser la interacción con el sistema. Y esa es la razón por la que nos gustan las interacciones que sólo necesitan un simple gesto.

Golden Krishna, diseñadora visual, ha escrito un más que interesante artículo en el blog de su empresa sobre interfaces y lo que ella cree que son los principios que deben guiar cualquier diseño de sistemas de información y que nos dan un marco conceptual de diseño de aplicaciones que, aunque sin haberlo plasmado, sí utilizamos de alguna u otra manera en Intelify.

* Eliminar interfaces para abrazar procesos naturales
* Capitalizar los ordenadores en vez de adaptarnos a ellos
* Crear un sistema que se adapta a las personas

Sobre la eliminación de procesos e interfaces hemos esbozado alguna que otra idea al respecto. Se trata de la necesidad de eliminar cualquier tipo de interfaz en las interacciones que llevamos a cabo con los sistemas de información. En el artículo se trae a colación una entrevista a Jack Dorsey, el CEO de Twitter y de Square, en el que habla sobre cómo la voz es mucho más transparente que el NFC en situaciones de pago.

Describe la situación donde un usuario cuando se aproxima a una tienda, despierta el sistema de pago interno de ésta que está preparada para cuando llegue el usuario y ordene cualquier cosa mediante voz, sea ésta la que se comporte como el ID único, para la propia transacción. No hay necesidad de utilizar cualquier otro interfaz. Dorsey comenta sobre el NFC: “(…) is another thing you have to do. It’s another action you have to take. And it’s not the most human action to wave a device around another device and wait for a beep. It just doesn’t feel right.”

Aunque en el caso del pago puedo estar de acuerdo con Dorsey conque el sistema Autotab realmente es interesante, no creo que puede ser aplicable a muchísimas otras ocasiones. Una de las razones es que el usuario va a necesitar una confirmación por parte del sistema, una comprobación de lo que haya querido hacer, realmente ha ocurrido. Si has pagado, has pagado. Si has pedido pizza, realmente has pedido una pizza. Si has votado, tu voto se ha llevado a cabo. Estas comprobaciones necesitan de una respuesta por parte del sistema. En otras palabras, tener sensación de control por parte del propio usuario de saber exactamente lo que está haciendo.

Además, en otros entornos como el doméstico, va a ser más fácil en el corto y medio plazo utilizar un teléfono como forma de interfaz para las contestaciones del sistema entre otras razones, porque el perfil de los usuarios van a ser para muchas de las interacciones inmigrantes y bárbaros digitales.

Pero sí que estamos de acuerdo con el artículo en la necesaria simplificación de los procesos. Esta es la razón por la cual, cuando en Do it social hemos diseñado los sistemas que venimos implantando, nos gusta la aproximación de one-click action, y esta es, la interacción con acciones en el mundo físico específicas, que son una y no otra. Esto lo hemos podido venir comprobando en los casi 10 meses que llevamos experimentando con la tecnología Do it social haciendo uso de tarjetas RFID, QR y en breve con NFC. En febrero-marzo, llevamos a cabo el proyecto Córdoba en Redes, que tenía varios objetivos, entre otros, proveer de información a los visitantes de la ciudad de Córdoba con información sobre el entorno. Para interactuar con el sistema lo único que proveíamos era de tarjetas que al ser pasadas por diferentes tótems que ofrecían un claro mensaje (¿Qué pasó en esta plaza?), recibían un correo electrónico con la respuesta a su necesidad.