sobre las google glasses o de la emergencia de los primeros tecnófobos

en una sociedad que se adentra cada vez más en la automatización de todo tipo de procesos, en la recopilación de todo tipo de datos y que trae como consecuencia, entre otras, la emergencia de conocimiento oculto, el anuncio de la aparición de google glasses para finales de este año, nos abre un escenario totalmente diferente al cual la sociedad tendrá que acostumbrarse. es lo que llamarían los anglosajones un game changer, un punto de inflexión notable, no tanto en la tecnología en sí, que supone un avance cualitativo importante, sino por el impacto social que pueden causar la aparición de un interfaz mucho más transparente e invisible en el acceso a la información que los actuales.

uno de los principales problemas que tiene aquella tecnología que se viste o se lleva puesta (wearable computing), es que el interfaz de información, donde el usuario interactúa con el sistema -pantalla, teclas, etc–, no se encuentra a la vista de todos, sino que es totalmente personal. Aunque en el caso de los dispositivo móviles puede ocurrir lo mismo (tú llevas tu propio móvil y miras la pantalla y en principio sólo lo ve la persona propietaria del móvil), cuando se interacciona con el mismo se hace a la vista de todos y el interlocutor, puede ver que estás haciendo algo, lo que no sabe es lo que estás haciendo.

asalto a Steve Mann en el McDonald´s de París
asalto a Steve Mann en el McDonald´s de París

sin embargo, en el caso de las google glasses, el problema es de desconocimiento, porque el interlocutor no sabe lo que estás haciendo cuando llevas puestas tus gafas y puede que estés grabando en ámbitos donde no se encuentra permitido grabar como ocurre en los restaurantes de McDonald´s de Francia. Esto fue lo que le ocurrió a Steve Mann, posiblemente el primer cyborg de la historia, que este pasado mes de julio fue agredido por parte de empleados de McDonald´s en un restaurante francés, publicando la historia completa, imágenes incluídas, en su blog.

pero una cosa es tomar imágenes del entorno, y otra es conducir análisis de comportamiento de personas y emerger conocimiento oculto gracias a la explotación de los datos referidos a ese individuo en internet pudiendo descifrar todo tipo de información al respecto en un solo instante.

¿admitiría la sociedad unas gafas que cuando las llevas puestas te ofrece información sobre el % de probabilidad que tiene la persona que está en frente de engañarte mientras habla?

¿admitiría la sociedad unas gafas que permiten decirte si le gustas al interlocutor que tienes en frente?

¿admitiría la sociedad unas gafas que son capaces de detectar si el interlocutor se ha drogado?

¿admitiría la sociedad unas gafas que son capaces de darte la probabilidad de que la persona que está en frente es homosexual?

el problema está en que la persona con la que hable el portador de las google glasses, no sabrá qué tipo de información estás recopilando mientras hablas con ella y a qué información estás accediendo. no podrá saber si estás analizando sus expresiones faciales, buscando información de sy persona en tiempo real en google, o simplemente te está haciendo una foto que está mandando a facebook. Llegado el caso, podría ocurrir que el interlocutor con el cual habla el portador de las gafas, hubiera tenido problemas con la policía y temiera por su intimidad.

las gafas de google tienen un potencial tremendo en ámbitos profesionales, especialmente en medicina, reparaciones, espacios de do it yourself por nombrar algunos pocos, pero su utilización en el ámbito social va a ser el primer escenario tecnófobo real al que nos vamos a enfrentar como sociedad, especialmente a medida que poco a poco vayan saliendo programas que permitan descifrar comportamiento humano derivado del análisis de las expresiones faciales.

que vamos hacia una sociedad donde no hagas lo que no quieras que se sepa cada día es más que evidente. Google Glasses representa otro paso más hacia la emergencia de conocimiento oculto gracias a la utilización de este tipo de tecnología pero que desnuda totalmente nuestra intimidad. aquellos neoluditas, que echen las culpas a las máquinas y a los sistemas de información de su situación de desempleo, serán algunos de los que se levanten contra la utilización de wearables computers en diferentes ámbitos y que clamen para que se prohíba su utilización en muchos ámbitos. Es nuestra camino hacia la sociedad chivata sobre la que escribíamos en el 2004.

Sobre interfaces: la mejor interfaz es cuando no existe

(del blog de Intelify)

Una de las tesis que venimos manejando desde que diseñamos todo tipo de interfaces en sistemas de información es que la mejor de las interfaces debe ser lo más simples y transparentes posibles. La computación ubicua, en la que empezamos a trabajar conceptualmente hace 9 años, comienza a ser una realidad.

Creemos firmemente en la transparencia de la tecnología de manera que siempre se pueda reducir la fricción que conlleva el uso de cualquier sistema de información por parte del usuario maximizando la usabilidad del sistema. Partiendo de esa premisa, hemos diseñado sistemas donde el usuario es el centro de la experiencia y de que todo debe girar en torno a encontrar la solución a su necesidad, no en lo que debe hacer para encontrar la solución a esa necesidad.

Esta es la razón por la cual siempre nos abstraemos al máximo de cómo debe ser la interacción con el sistema. Y esa es la razón por la que nos gustan las interacciones que sólo necesitan un simple gesto.

Golden Krishna, diseñadora visual, ha escrito un más que interesante artículo en el blog de su empresa sobre interfaces y lo que ella cree que son los principios que deben guiar cualquier diseño de sistemas de información y que nos dan un marco conceptual de diseño de aplicaciones que, aunque sin haberlo plasmado, sí utilizamos de alguna u otra manera en Intelify.

* Eliminar interfaces para abrazar procesos naturales
* Capitalizar los ordenadores en vez de adaptarnos a ellos
* Crear un sistema que se adapta a las personas

Sobre la eliminación de procesos e interfaces hemos esbozado alguna que otra idea al respecto. Se trata de la necesidad de eliminar cualquier tipo de interfaz en las interacciones que llevamos a cabo con los sistemas de información. En el artículo se trae a colación una entrevista a Jack Dorsey, el CEO de Twitter y de Square, en el que habla sobre cómo la voz es mucho más transparente que el NFC en situaciones de pago.

Describe la situación donde un usuario cuando se aproxima a una tienda, despierta el sistema de pago interno de ésta que está preparada para cuando llegue el usuario y ordene cualquier cosa mediante voz, sea ésta la que se comporte como el ID único, para la propia transacción. No hay necesidad de utilizar cualquier otro interfaz. Dorsey comenta sobre el NFC: “(…) is another thing you have to do. It’s another action you have to take. And it’s not the most human action to wave a device around another device and wait for a beep. It just doesn’t feel right.”

Aunque en el caso del pago puedo estar de acuerdo con Dorsey conque el sistema Autotab realmente es interesante, no creo que puede ser aplicable a muchísimas otras ocasiones. Una de las razones es que el usuario va a necesitar una confirmación por parte del sistema, una comprobación de lo que haya querido hacer, realmente ha ocurrido. Si has pagado, has pagado. Si has pedido pizza, realmente has pedido una pizza. Si has votado, tu voto se ha llevado a cabo. Estas comprobaciones necesitan de una respuesta por parte del sistema. En otras palabras, tener sensación de control por parte del propio usuario de saber exactamente lo que está haciendo.

Además, en otros entornos como el doméstico, va a ser más fácil en el corto y medio plazo utilizar un teléfono como forma de interfaz para las contestaciones del sistema entre otras razones, porque el perfil de los usuarios van a ser para muchas de las interacciones inmigrantes y bárbaros digitales.

Pero sí que estamos de acuerdo con el artículo en la necesaria simplificación de los procesos. Esta es la razón por la cual, cuando en Do it social hemos diseñado los sistemas que venimos implantando, nos gusta la aproximación de one-click action, y esta es, la interacción con acciones en el mundo físico específicas, que son una y no otra. Esto lo hemos podido venir comprobando en los casi 10 meses que llevamos experimentando con la tecnología Do it social haciendo uso de tarjetas RFID, QR y en breve con NFC. En febrero-marzo, llevamos a cabo el proyecto Córdoba en Redes, que tenía varios objetivos, entre otros, proveer de información a los visitantes de la ciudad de Córdoba con información sobre el entorno. Para interactuar con el sistema lo único que proveíamos era de tarjetas que al ser pasadas por diferentes tótems que ofrecían un claro mensaje (¿Qué pasó en esta plaza?), recibían un correo electrónico con la respuesta a su necesidad.

Towards ubiquitous interfaces

Going for the first time to SXSW has given me the ability to realize how Intelify, our technological platform, is in comparison with others. I wanted to compare Intelify´s approach to connect things in the physical world to the Internet, using cards, QR Codes and even NFC tags with mainstream approaches based almost-solely in mobile apps to be downloaded and be used while in the physical world like Foursquare or Highlight just to name a couple of them

Long time ago I bet for ubiquitous interfaces. It was back in 2003 when I realized how always on connectivity and interfaces in the real world where going to dissappear and how the way we were interacting with technology was going to be substituted by other type of interfaces not based on rigid screens tied to a physical place.

The irruption of iPhone in 2007 changed completely the battlefield for interfaces´ devices and it was the very first sample of the new era coming. Suddenly, hundreds of thousands of developers began to develop mobile apps, not just for the iPhone but for other platforms like Android or more recently Windows 8. Due to its gratuity and the existing mobile market (more than 400 millions smartphone users) there are millions of apps available for users. With that abundance, how to differentiate from the others millions of location-based apps in the market?

In the attention economy we live, you need to leverage it. I had the opportunity to talk to one of the founders of a mobile games development agency with +60 workers and the statistics were pretty clear. In a month, average mobile user uses 30 apps but just use in a regularly basis 4-5 (Email, Facebook, Twitter, and 2 other more). To compete to be the 4th or the 5th is almost impossible for almost every startup, unless you have one of the greater marketing budgets in the world.

Besides, user experience is not always the best. In my opinion most of the social-location-mobile apps are not human-thought. Let me tell you an example. Just to say to your social networks that you are at one place, you need to take out your phone, click on an icon, open-up the app, search the place where you want to check-in to finally checkin. Take 30-60 seconds of your time to say that…this is not thought for humans!

Intelify´s approach is simplier: just wave, swipe, tap your phone/card by a tag or little device in the place where you want to checkin, and that´s it. No battery drainage, no more look for places, no more time wasted in absurd actions that diminish interactions in the physical world. I did not see any different approach at SXSW….well, ours. Besides, when doing that, you can also receive emails in your inbox with information on the place you are visiting (historic information if a historical landmark; power point presentation on a company in an exhibitor´s hall, etc.)

Our approach is much more straight. You don´t need to interact with a mobile app with dozens of features. You need to interact in the physical world with actions already configured. Want to checkin? Just wave your card/tap your phone; Want information on the event? Just tap your phone.

Cómo vender domótica?

Siempre nos ha interesado la domótica y desde hace cuatro años la seguimos con diferentes intensidad. Uno de los principales fallos que siempre hemos observado en la domótica, es el posicionamiento de los productos domóticos. Por una parte siempre que nos han vendido domótica, lo han hecho desde la tecnología y no desde las funcionalidades y ventajas que se tienen. Se nos ha hablado de la domótica en cuatro grandes áreas: energía, seguridad, comfort y entretenimiento pero siempre al lado de una pila de estándares, incompatibilidades, etc.

Muchos de los vendedores domóticos, refuerzan la imagen de la domótica desde el punto de vista técnico o desde una perspectiva de control, y ahí es donde creemos que yerran. Entendemos que quizás ese mercado, el mercado online de la domótica esté todavía orientado a distribuidores que no al cliente final. Sin embargo, la imagen que se sigue teniendo de la domótica sigue siendo técnica. Para nosotros el consumidor de domótica tiene que percibir de una manera totalmente transparente la tecnología, ya que en caso contrario, los sistemas domóticos serán rechazados. Intentar vender domótica como cámaras wireless instaladas en la casa o en controlar las persianas desde el teléfono móvil o el mando distancia de la TV, creo que no es efectivo. Es algo más de lo que estar pendiente, y creemos que si hay algo que la sociedad actual carece es de eso precisamente, de tiempo.

Hace justamente dos años, dimos una charla al equipo comercial de Parquesol de Madrid sobre el concepto de la domótica y de las tendencias comerciales que se entrevían para los próximos años y hace un mes y medio mantuvimos una reunión con socio de la empresa de domótica E-Domo Ingeniería. Tanto antes como ahora nuestra visión sigue siendo la misma:

La domótica tiene que venir preinstalada o si no, esta no triunfará o costará muchísimos años. Los promotores de la construcción deben ofertar la domótica como hoy los fabricantes de coches ofrecen sus equipamientos extra. Lo que es ilógico es comprarse una casa actualmente por más de 300.000 euros como son las que se están construyendo en la periferia de la mayoría de las ciudades españolas, y que éstas no vengan con la preinstalación de tecnologías como ADSL o wireless.

Por eso comentamos en muchas ocasiones con Juantomas, las posibilidades de realizar un sistema completo wireless de entretenimiento para ofrecer a las constructoras y que pudieran instalarlo como un extra. Un sistema de entretenimiento tiene la ventaja de que las personas están acostumbradas a utilizar tecnología para escuchar música o ver la TV, pero no para automatizar las persianas y en eso, hay una enorme diferencia. Para las persianas o para poner la calefacción no se necesita tecnología. Es muy fácil y rápido hacerlo de manera manual. Sin embargo, la música siempre ha podido ser manipulada mediante otro objeto que hacía sonar la música (gramola, tocadiscos, radio-casette, CD-Player, ordenador, etc.) o la TV mediante un televisor.

…y parece ser que así es como están comenzando a vender las casas en el Reino Unido, donde la empresa Abrocour está implatando 50.000 PCs de entretenimiento en casas de nueva construcción. Estas casas tendrán incorporado un sistema de entretenimiento wireless que permitirá a las casas tener desde su entrada, conectividad y acceso a un gran número de servicios de entretenimiento así como conexión de banda ancha.

Esto nos viene a demostrar una vez más que el mundo está lleno de posibilidades, y que el que hagamos llegado a conclusiones de este tipo, no es porque seamos más inteligentes que el resto, sino que es la lógica evolución de la sociedad del concimiento…esa es la razón por la cual nos encontramos con “movidas” que ya habíamos pensado antes….todo es cuestión de conocimiento, y éste, con la llegada de la Sociedad del Conocimiento es commodity, de ahí que el capital meritocrático y reputacional acabe en el futuro con el relacional.