BioCarbonEngineering, ejemplo de las empresas globales de los años 2020

La empresa BioCarbonEngineering  tiene como objetivo reforestar 1.000 millones de árboles con procesos automatizados sin prácticamente intervención humana. Utilizando drones que diseminan semilllas en un espacio forestal, plantean una acción de geoiongeniería a nivel global con el objetivo de reforestar las áreas mundiales que así lo necesiten.

Nacida en el ámbito del movimientpo que busca resolver los problemas globales gracias a la tecnología existente y la que está por llegar de manera inminente, esta empresa nos anticipa las características de algunas de las empresas que cambiarán nuestro entorno en las próximas próximas décadas:

  • geoingeniería: empresas específicas para atacar problemas en el ámbito físico derivados fundamentalmente de la acción humana.
  • global: la misión de la empresa no se circunscribe a un territorio específico sino que su misión la traslada a cualquier punto del planeta donde se encuentre el problema
  • en remoto: todo ocurre en remoto. No hay necesidad de estar en el sitio físico para llevar a cabo una misión sobre el concreto. Básicamente lo que se lleva haciendo desde que la Unión Soviética alunizó un astromóvilen el año 1970.
  • automatización: el reconocimiento del terreno, la elección de la ruta a seguir, la plantación y la monitorización ocurre sin intervención humana. Es decir, la toma de decisiones se lleva a cabo sobre la combinación de conceptos como big data, machine learning, mundos híbridos.

.

BioCarbonEngineering es un ejemplo conceptual de empresa que entiende la ley de rendimientos exponenciales que Kurzweil. Da igual el área donde miremos que las repercusiones venideras cambiarán de arriba a abajo y de manera inmediata un status quo que se arrastra desde hace décadas sino desde hace siglos. Las formas de trabajo cambian de manera radical.

 

 

No es la automatización, es el ingenio humano

FlowHive es un invento australiano que permite la recolección automatizada de miel simplemente con ingenios neumáticos y no digitales, reduciendo el 95% del tiempo dedicado a las labores de recolección de miel. Flowhive se convierte en un producto disruptivo y que cambiará la forma de recolección de la miel. Eliminar el 95% del tiempo dedicado a llevar a cabo un proceso es brutal.

Soy de los que creen que la llegada de los robots y de los sistemas de información y automatizaciones en general conllevarán una pérdida de puestos de trabajo. Que, a diferencia de la época de los luditas, el mundo del 2015 es un mundo hiperconectado, los cambios y adopciones tecnológicas, en términos generales, son exponenciales y que una vez que das el salto de lo analógico a lo digital, difícilmente hay vuelta atrás. Que todo eso nos lleva  a una sociedad donde las necesidades de habilidades humanas para llevar a cabo tareas serán cada vez más especializadas….

…pero Flowhive es la metáfora perfecta para entender que es el ingenio humano, que no lo digital, el que genera ecosistemas de trabajo radicalmente nuevos.

 

Coelux: un fascinante producto que cambia un paradigma


Coelux
 es un producto que permite reproducir la luz natural en cualquier espacio. Se recrea físicamente lo que ocurre en la atmósfera, permitiendo que se proyecte exactamente el mismo tipo de luz solar que se tiene de la real. El sistema actualmente permite elegir entre tres tipos de luces (nórdica, mediterránea o tropical)

Este tipo de tecnología solventa un problema, que sin ser experto en el tema, sí se antoja muy limitativo para nuevas formas de construcción. Por lo pronto y como se sugiere aquí, los rascacielos se pueden convertir en “rascatierras” y poner en valor todo tipo de casas interiores, trasteros, zonas interiores, etc. Para los países nórdicos y el Reino Unido y todas aquellas zonas que sufren los rigores de días eminentemente nublados, esta solución tecnológico solventa gran parte de lo añorado por gran parte de los ciudadanos.

Con un coste de 60.000€ actualmente en 10 años no costará más allá de 500€ encontrar soluciones similares y permitiendo nuevas soluciones estanciales inimaginadas. De repente, emerge una tecnología que cambia un paradigma arquitectónico y urbanístico imperante e incluso, una realidad social, máxime cuando parece probado los beneficios de la luz solar en el ánimo de las personas.

Pero este pensamiento lineal instaurado en nuestras élites, hace que la legislación al respecto impidan un desarrollo de proyectos urbanísticos donde este tipo de soluciones innovadores solventen aquellas cuestiones que el legislador planteó desde su perspectiva lineal y sin tener en cuenta ulteriores innovaciones técnicas. Es decir, para solventar el problema de la vivienda, sólo se puede hacer haciendo cumplir un conjunto de normas técnicas que quedan rápidamente obsoletas desde la irrupción de tecnologías disruptivas como ésta o tantas otras similares.

Me planteo una cuestión similar con respecto al cambio climático y la visión (lineal) apocalíptica de muchos de sus más fanáticos seguidores. Se proyectan análisis de incremento de temperatura para los años 2060-2070-2080, sin tener en cuenta los avances tecnológicos que vamos a ver en las próximas décadas, recordemos, que exponenciales. Posiblemente podamos dominar gran parte de la temperatura del planeta a demanda antes de finales de este siglo y moldearlo en función de los intereses de quienes controlen las herramientas (veremos de quién), además de haber sustituído gran parte de nuestra economía basada en combustibles fósiles a una eminentemente renovable. La tecnología no es el problema, en cualquier caso, de nuevo, las regulaciones.

Para afrontar las décadas venideras se necesita entender que el cambio es exponencial y que en la medida de lo posible eliminemos el pensamiento lineal que no nos permite imaginar un mundo radicalmente nuevo. Seamos optimistas

 

Aproximación disruptiva a la promoción de destinos turísticos

(Post originalmente publicado en Hosteltur y premiado en el Concurso de posts de innovación de Hosteltur -2015-)

El término disruptivo fue puesto de moda por el profesor de Harvard Clayton Christensen a mitad de los 90 cuando describió el proceso que se producía en algunas industrias donde la tecnología cambiaba de manera radical la manera de hacer negocios dejando obsoletas antiguas prácticas, exitosas hasta entonces.

Disrupción viene a significar un cambio de paradigma en una industria o el cambio profundo de la misma. La llegada de Internet ha cambiado radicalmente la industria turística, como tantas otras, entre otras razones por la capacidad de desintermediar y de poner en contacto directamente al comprador con el vendedor, así como por la capacidad de automatizar procesos con simples gestos gracias a la ubicuidad de la tecnología.

Estos cambios disruptivos en buena medida han hecho que antiguos jugadores fundamentales en la cadena de valor turística, pasan a tener un papel mucho menos importante porque su papel ha sido sustituído, cuando no eliminado, por parte de nuevas empresas y modelos de negocio.

Posiblemente los primeros nuevos agentes que se nos vienen a la mente pueden ser TripAdvisor o Booking en cuanto al poder del cliente para prescribir lugares de alojamiento o AirBnB como espacio de intermediación para que particulares fundamentalmente ofrezcan sus residencias y propiedades como lugar de pernoctación.

Pero quedan muchas oportunidades en todos las partes de la cadena de valor turística aún por explorar y que esperan a ser reinventadas. Uno de estos ejemplos es el de la promoción de los destinos.

En el año 2014 se llevó a cabo un estudio en la Unión Europea para identificar a los prescriptores así como a las fuentes de información para la toma de decisión por parte de los viajeros del destino a visitar. En este estudio, lo que pesaba más a los españoles para la elección del destino de su viaje eran lasrecomendaciones de amigos con un 64% del total.

Desde ese punto de vista, ¿cómo no articular políticas de incentivos para que los viajeros que visiten un destino lo recomienden entre sus amigos?

Intuitivamente parece que la gran mayoría de los esfuerzos de promoción de nuestros destinos turísticos se centran en canales que pierden a pasos agigantados su importancia como prescriptores en los viajes de los usuarios como los catálogos, folletos, la insercción de anuncios en revistas especializadas así como los anuncios en Televisión. Todas ellas y a nivel europeo, no superan ni de lejos las recomendaciones que llevan a cabo los amigos más cercanos del viajero.

Haciendo números a lo Fermi y cogiendo la ciudad de Córdoba como ejemplo, séptima ciudad española en cuanto a viajeros, tendríamos que casi 300.000 viajeros anuales visitan la ciudad por recomendaciones de amigos o familiares.

  • Visitantes a Córdoba = 700M
  • Visitantes nacionales = 60% x 700M = 420M
  • Que vienen por recomendaciones de amigos = 68% x 420M = 286M viajeros
  • Gasto medio = 56€ / día
  • Noches de media = 1,6 noches por viaje
  • Gasto medio por turista = 56€ * 1,6 = 89,6€.
  • Gastos total llevado a cabo por recomendaciones de amigos = 26 millones de euros

En la era de Internet, del compartir social y fundamentalmente de Facebook ¿qué se hace para incentivar que todos los turistas recomienden la visita a la ciudad entre sus amigos de sus redes sociales?

En el año 2012 se llevó a cabo una experiencia piloto en la ciudad de Córdoba donde se contemplaba entre otros objetivos, la automatización del compartir la experiencia de más de 300 visitantes visitando la ciudad en tiempo real entre sus amigos en sus redes sociales.

Los números fueron prometedores debido al retorno que se tenía para el turista y la ciudad (se consiguieron 20.000 impactos en redes sociales entre 312 usuarios que utilizaron el sistema y se recabaron más de 30 encuestas sobre la estancia en la ciudad por parte del viajero).

Conseguir un 1% adicional de personas que viajaría a Córdoba por haber conocido la experiencia de sus amigos no se antoja descabellado, máxime cuando muchas de las experiencias que los visitantes que vienen a Córdoba pueden ser optimizadas para ser compartidas de manera fácil, sencilla y simple con un sólo gesto. Conseguir ese 1% adicional estaríamos hablando un gasto adicional en la ciudad de 260.000€ / año.

Este ejemplo nos enseña las múltiples estrategias que pueden ser llevadas a cabo y que se encuentran muy alejadas de las tradicionales que aún se llevan entre los organismos encargados de la promoción turísticas.

Innovación turística es repensar de arriba a abajo un proceso de la cadena de valor y centrarlo en la experiencia del usuario alineando ésta en la medida de lo posible con el objetivo a conseguir por parte del destino, en este caso, el incrementar los visitantes al destino. Tenemos las herramientas necesarias para ello, existe el mercado y es alcanzable.

Ahora sólo queda que muchos profesionales turísticos encargados de la promoción de los destinos dejen de invertir tanto tiempo en canales ya obsoletos y vayan asumiendo los retos del nuevo tiempo que nos toca vivir.

las uvas del lazarillo como fiel reflejo de nuestra situación


esta semana escuchaba en la Brújula de Onda Cero a un tertualino económica analizar el caso Bárcenas en particular y la corrupción en general, con la analogía del episodio que se narra en el Lazarillo de Tormes en el que el amo ciego del lazarillo, le reprocha a éste que se estuviera comiendo más uvas que él del racimo, ya que, aunque habían acordado comer las uvas de una en una, el ciego las había comido de dos en dos y el lazarillo no protestó, asumiendo el ciego que estaba robando más que él y por eso no decía nada.

el caso de las uvas y el lazarillo es un ejemplo perfecto para darnos cuenta de la situación de este país en el ámbito ético. En España en la medida de lo posible, muchos de los ciudadanos defraudan e intenta engañar al Estado hasta donde puede y le dejan. Bien sea cobrando en negro y no declarándolo, tirando papeles al suelo, yendo a 150 km/hora o escriturando una vivienda por debajo del precio firmado, el español medio ha defraudado lo que le han dejado. En otras palabras, mientras que el sistema dominante se comía las uvas de dos en dos, gracias a todo tipo de abusos de poder, el ciudadano medio español se las ingeniaba para hacer lo mismo en la más mínima oportunidad.

El problema de estos últimos años es que ahora ya no hay uvas porque se han acabado para la inmensa mayoría del pueblo y se fija en cómo las élites se los han llevado de 2 en 2, señalando con el dedo acusador y con toda la razón, a aquellos que se lo han llevado. Al final, nuestra élite, es fiel reflejo de lo que somos como pueblo español

“Agora quiero yo usar contigo de una liberalidad, y es que ambos comamos este racimo de uvas, y que hayas dél tantas partes como yo. Partillo hemos desta manera: tú picarás una vez y yo otra; con tal que me prometas no tomar cada vez más de una uva, yo hré lo mesmo hasta que lo acabemos, y desta suerte no habrá engaño.”

Hecho así el concierto, comenzamos; mas luego al segundo lance el traidor mudó de propósito y comenzó a tomar de dos en dos, considerando que yo debría hacer lo mismo. Como vi que él quebraba la postura, no me contenté ir a la par con él, mas aun pasaba adelante: dos a dos y tres a tres, y como podía las comía. Acabado el racimo, estuvo un poco con el escobajo en la mano y meneando la cabeza dijó:

“Lázaro, engañado me has: juraré yo a Dios que has tú comido las uvas tres a tres.”

“No comí, dije yo, mas ¿por qué sospecháis eso?”.

Respondió el sagacísimo ciego:

“¿Sabes en qué veo que las comiste de tres en tres? En que comía yo dos a dos y callabas.”