Mapa de movilidad en tiempo real de Córdoba

Después de meses de trabajo y de solución de problemas de toda índole que tienen que ver con echar a andar una tecnología de este tipo, estamos muy contentos de presentar el mapa de movilidad de Córdoba en tiempo real. El mapa de movilidad de Córdoba en tiempo real tiene como objetivo ofrecer de manera conceptual una aproximación sobre cómo se está moviendo la población de Córdoba así como sus visitantes en tiempo real.

Mapa de movilidad de Córdoba en tiempo real

Gracias a la presencia de unos 40 dispositivos Intelify (dispositivos autónomos), conocemos cómo se mueven los habitantes en la ciudad, el número aproximado de ellos así como las principales características de los mismos, entre otras, perfiles que tienen así como principales rutas de destino y origen de estos.

Este prototipo nos va a servir para poder enseñar de manera diáfana a qué nos dedicamos y qué posiblidades ofrecen este tipo de herramientas para todo tipo de agentes que trabajan en las ciudades en el siglo XXI.

PS: Todavía estamos ajustado determinados parámetros de ahí que haya datos incoherentes. La calidad de los datos se va incrementando conforme tengamos más datos

Sobre el rezo compartido en la Mezquita

(columna quincenal en Radio Córdoba)

Uno se queda alucinado con el incidente de la semana pasada en la que supuestamente una horda de musulmanes entraron por puertas diferentes al recinto de la Mezquita Catedral, con walkies talkies y con armas blancas para asaltar el templo. Y me quedo alucinado porque esto es lo que se desprende cuando uno lee, ve y escucha el tratamiento de los medios de comunicación tanto locales como nacionales sobre este asunto

Que hubo incidentes está claro que los hubo, pero al final sólo hay dos encausados por la misma…es decir, una gota en un vaso de agua para lo que se ha contado. De ahí que informar de manera poco clara y tendenciosa da alas al resurgimiento del sentimiento antislámico que siempre hemos tenido los españoles desde la expulsión de los moriscos allá por el siglo XVI hasta la más reciente con el no aclarado aún, atentado del 11-M. Ni merece la pena, ni responde a la realidad, ni ganamos nada con ello como sociedad. Son ganas de enredar.

Pero no es menos vergonzante, la actitud de todos estos progres de salón que, mientras critican de manera feroz y continuada a la Iglesia Católica simplemente por el hecho de existir, le echen en cara que no abran sus puertas de par en par para que otro culto religioso, en este caso el musulmán, rece en un templo cristiano, que eso es lo que es, la Mezquita Catedral, por muy singular que sea.

Personalmente estoy en contra ese rezo compartido que se propone: ni se den las circunstancias ni hay demanda social y porque creo que no es conveniente fomentar el incremento de la proporcionalidad de musulmanes entre la población española que ya superan el 5%. Tengo bastante presente que en eso de la multiculturalidad ni creo, ni funciona y si no que se lo pregunten a lo ciudadanos de la costa almeriense o a los habitantes del extrarradio parisino.

Esas utopías de rezos compartidos y demás zarandajas las dejo para otro mundo, para otras ciudades, pero no para una ciudad tan mediocre como Córdoba. Si no somos capaces de construir un aeropuerto como Dios manda, ni arrancar la construcción de un palacio de Congresos por mucho que Alá sea Dios y Mahoma su profeta, ¿estamos en condiciones de ser el centro del ecumenismo mundial? Seamos serios

Dejémonos de chorradas y de chufletas que no interesan a nadie y centremos toda nuestra atención en qué hacemos con nuestra ciudad que se nos muere día a día. Ahí es donde todos debemos rezar de manera compartida para que nuestra situación no vaya a peor. A Dios y a Alá rogando, pero con el mazo dando.

Algunas estrategias en lo local ante la ruina que tenemos encima

Al hilo de una conversacion en mi muro del Facebook sobre el estado del país, me he puesto a escribir una contestación que se ha convertido en todo un post. Aquí va:
_____________________

El poder de muchos es una utopía a la que poco a poco nos vamos acercando, pero tardará aún más. Yo no creo que esa sea la solución, pero sí que, sabiendo que eso de forma masiva va a llegar en los próximos 50 años, irnos preparando para ello.

Lo que sí sé, es que muy difícilmente lleguemos a ser de nuevo lo que fuimos…el paso de los años recordará la vida de los 90 y 2000 como los años felices (al 80% de la población que le tocó vivir una época de bonanza)…

Estamos en una situación donde tenemos que empezar a pensar, especialmente en el caso de Córdoba, que dónde vamos a poner nuestros recursos para generar riqueza que permita crear puestos de trabajo en una zona, cuyos motores económicos siguen siendo el turismo y la industria agroalimentaria, pero que no seran capaces a corto ni medio plazo de absorber todo el paro existente en la ciudad, que puede llegar a alcanzar el 30% en breve

¿QUÉ HACER?

Lo primero de todo es pensar siempre en términos del ciudadano y de darle el máximo poder. Empoderamiento. Los ciudadanos somos capaces de organizarnos si nos dejan. La cuestión es queerlo hacer y estar dispuestos los políticos de soltar lastre. Muchas de las cuestiones a llevar a cabo tienen que ver conque los poderes fácticos de la ciudades se dén cuenta del momento histórico que vivimos y en función de ello, llevar a cabo políticas orientadas a mostrar a las claras a la población, lo que hay, y sobre todo, lo que viene, trabajando para ello.

Lo primero, antes que nada que se debería hacer serían las listas abiertas de políticos. Que entren los mejores, no los que han pasado tiempo en un partido político como único mérito para alcanzar la política. Para presentarse a ocupar un puesto político sólo hará falta el querer presentarse, especialmente en el ámbito local.

Que no hable de innovación, quien no haya innovado en su vida
Que no hablen de economía, quien no haya tenido que salir a la calle a ganarse un duro y de conocer directamente esa realidad
Que no hablen de Cultura, quien no haya sido capaz de crear
Que no hablen de turismo, quien no conozca lo que significa promocionar tu ciudad fuera de la ciudad

(etc.)
(etc.)
(etc.)

segundo: descentralizacion municipal. dinero a los ayuntamientos…al fin y al cabo, desintermediación por la llegada de internet. Las comuinidades autónomas deberían reducirse al 30% de lo que son ahora, y sólo tener competencias muy muy específicas, como quizás, ordenación del territorio y sanidad, poco más.

Además, la capacidad que hoy tenemos de poder concoer todo lo que hacen los representantes políticos, ofrece que todo aquello sea capaz de ser datados. Las decisiones que tomen los mandatorios municipales serán accesibles por parte de los ciudadanos. Como ciudadanos podremos mirar un histórico en ver en qué has trabajado, con parámetros objetivos. Hacer eso transparente, es hacer saber al político que se le objetivará y eso, cuando es a la vista de todos, es visible, hace que te esfuerces al máximo. tu credibilidad y reputación es medible, y siempre estará ahí para darlo a conocer.

A partir de ahí tendrás el embrión de una manera de entender la política como un servicio a los demás, cuya recompensa es la reputación. Eso implica que con respecto al resto de las ciudades, podrás tener 10 años de ventaja porque las élites locales, son élites basadas en el mérito, y eso significa riqueza

tercero. Data todo, absolutamente todo (dentro de la legalidad)

Comienza a datar de manera brutal tu sociedad, tu entorno. Los datos y el software son el conocimiento lo que minas de plata a la época romana o el petróleo de la revolución industrial. Es la base sobre la que descansa el siglo XXI. Nuestras relaciones socioeconómicas cambiarán completamente por esto.

Gracias a que datas, podrás encontrar patrones que permitan tomar decisiones por anticipado que significan de nuevo un ahorro importante de costes en todos los ámbitos. Un pequeño ejemplo: coloca 3 sensores en la casa de una persona que necesita de atención social y analizando patrones de movimiento, detectas cuando esta necesita de tu ayuda. Esto te permite conocer tendencias, patrones de movimiento, etc con los cuales podrás tomar decisiones, y sobre todo, ofrecer mejor calidad de vida, con menor coste para la ciudad.

Cuarto. Importa tus ingresos. Gana dinero en la red

hoy en día, ganar dinero por la red es conseguible. Internet es sólo el medio para que muchos, casi todos nosotros, encontremos la comunidad específica de personas que comparten unos gustos/afinidades por lo que hacen, y que de la misma se pueda generar dinero. El poker es un ejemplo del tipo de formas de ganarse la vida que han surgido en Internet. Si tienes constancia y paciencia, puede ganarte un sobresueldo de 500-600€ jugando al poker, merced a tu habilidad. Otro ejemplo es Beruby.com donde te pagan por navega permite ganarse unos cuantos euros. Hay muchos ejemplos de estos en la red

Prepara a tu población para decirle. chicos, la situación es ésta. En lo local va a estar complicado hacer dinero, por la situación, pero hay nuevas formas de ganar dinero que no son milongas y que hay enorme actividad en la red. Dedícate a intentar labrarte un porvenir. Puede ganar dinero desde Córdoba, haciendo cuestiones que pueden interesarte…

Quinto. Garantiza los servicios más básicos como alimentación y vivienda de toda la población. Garantiza que todos tienen para cubirir sus necesidades básicas…y a partir de ahí sigue dando a conocer las posibilidades de Internet, como elemento de distracción masiva, donde puedan pasar tiempo, divirtiéndose en base a información. Está toda al alcance de la mano! Es solo cuestión de enseñar…a medida que las barreras de relación con la tecnología vayan bajando y cada vez mayor % de la población se relacione con las mismas, la sociedad pasará horas y horas en la red, pudiendo cubrir la tiempo de ocio que de manera gratuita podrás cubrir.

Sexto. Utiliza, ahí sí, el poder de muchos para llevar a cabo, proyectos transformadores de tu entorno. Mysociety.org es un ejemplo de ONG que debería existir en cada ciudada. Proyectos transformadores del ámbito local que con el paso del tiempo cambiarán cómo nos organizamos de manera, de nuevo, más eficientemente, gracias a que todos estamos conectados.

Séptimo. Fomenta relaciones económicas diferentes

Incentiva otras formas de economía: los bancos de tiempo o las nuevas formas de trueque e intermcabio, son métodos tradicionales económicos, que ya han funcionado y que en momentos de este tipo, pueden ser fomentados.

Octavo. Retoma las prestaciones sociales de antaño como era la mil para hombres y otros servicios sociales para las mujeres en el ámbito local, especialmente de aquellos que se encuentran en paro, y fomenta que hacer algo por la comunidad, es lo mismo que trabajar. Hay que hacerlos sentir productivos, no como simples sostenidos, especialmente al 20% de la población en paro que realmente quiere hacer cosas por la sociedad. El otro 10% será irreconducible.

¿Es fácil? ni de coña, pero sí creo que es, al menos, una hoja de ruta creíble para una nueva era de relaciones socioeconómicas en el ámbito local que vienen. Ahora si queremos, nos lo creemos y vamos a por ello, o si por el contrario, perdemos el tiempo en cuestiones de poder más típicas de provincias de la lucha por el poder, tendremos lo que nos merecemos…además, ¿qué poder existe en Córdoba, si el único de verdad que teníamos, el financiero, acabamos de perderlo por ineptos?

Caída de visitantes extranjeros a Córdoba

(Mi columna quincenal de Radio córdoba)

Esta pasada semana coincidiendo con FITUR, hemos podido conocer las estadísticas de visitantes turísticos de la ciudad de Córdoba. Las cifras son para echarse a lllorar: entre otras, que en el último año han venido un 11% menos de extranjeros a la ciudad. Si esto ya es negativo, peor es darnos cuenta de que vamos para abajo, de media, más rápido que el resto de las ciudades españolas…o lo que es lo mismo…la mayoría de las ciudades españolas sufren la crisis menos que nosotros.

Como siempre, la crisis es la primera de las excusas que se ponen los responsables turísticos para justificar semejante caída de personas. Esto es verdad, como también lo es que las comparativas con otras ciudades nos pone de manifiesto que somos peores vendiendo la ciudad ante los extranjeros que otras ciudades. ¿Razones?

Mi análisis no es que seamos malos, sino que somos mediocres, que es peor todavía Después de diferentes de esológanes vacíos la mayoría de ellos como “Córdoba, ciudad de negocios”; “Córdoba, ciudad de encuentro”; “El futuro tiene raíces”, o “Córdoba noches de embrujo” por citar algunas que me vienen a la memoria, me imagino que el guiri se ha hecho un lío y ha pensado que mejor ir a otra ciudad, que tengan claro lo que son, como por ejemplo a Santiago, donde las pernoctaciones se han incrementado en un 6% o en Cantabria donde ha sido de un 4%.

Algunos podrán aducir que en Santiago tienen al Xacobeo y que por eso nos han superado…y yo me pregunto: “¿Y por qué no hemos sido capaces de inventarnos algo similar?¿Es que allí discurren más? ¿son más listos? ¿o es que simplemente reman en la misma dirección?

El único camino que toca es reinventarse y pensar de arriba abajo lo que somos. Aunque hay un plan estratégico para los próximos 3 años del sector turístico, una rápida lectura del mismo te deja claro que no se pueden esperar milagros con los actuales mimbres. Como muestra un botón: a pesar de que el Plan Estratégico está hecho en el 2009 y tiene como alcance el año 2012, no aparece en el documento de 82 páginas ninguna referencia a las redes sociales, y su capacidad de influencia en el turismo, y donde la palabra Internet aparece en sólo 3 ocasiones. Leer para creer.

La suma de estas acciones mediocres, traen como consecuencia final la merma de riqueza para nuestro pueblo, que, por muy sabio que sea, no come del intelecto, sino de ofrecer oportunidades al 27% de población activa que está en el paro. De eso al final trata todo esto.

Córdoba, ciudad de encuentro….de parados y de nula actividad económica.

Más de lo mismo

Mi columna quincenal para Radio Córdoba.

Soy optimista por naturaleza y creo firmemente en nuestra ciudad, en los cordobeses, en que entre todos, el poder de muchos, podemos ser capaces de cambiar la tónica de nuestra ciudad. Ese es mi sueño y creo que el de miles de cordobeses. Pero los hechos son tozudos, y nos muestran que cambiar la tónica de esta ciudad no es que sea complicada, sino harto difícil.

Si antes de final de año habíamos amortizado por completo e imputado a pérdidas de la ciudad, la desaparición de Cajasur, y nos encontrábamos asimilando el ERE de 200 personas de SOS Cuétara, nos merendábamos ayer conque los catalizadores para crear riqueza a medio plazo como el aeropuerto se para por falta de pago, que nos recuerda además que el Centro de Congresos, siguen sin progresar adecuadamente diciéndolo con el acostumbrado lenguaje político, o que “la situación es de juzgado de guardia” en el habla popular. El uno por la paralización de las obras por falta de pago a las subcontratas y el otro, porque no se tiene dinero , nos condenan a los cordobeses a una travesia aún más larga en el desierto de la crisis.

En la era que vivimos, el tiempo es capital. Nuestra competitividad como ciudad es directamente proporcional al tiempo que tardemos en llevar a cabo nuestros proyectos. Estos proyectos, más allá de la verborrea política, necesitan de una colaboración óptima entre los diferentes agentes, y parece claro que en Córdoba no valemos para esto. ¿Para qué valemos? Me niego a pensar que no tenemos capacidad de reaccionar y darnos cuenta, con toda la sabiduría acumulada que como pueblo tenemos, que o a esto le damos la vuelta, o estamos condenados al fracaso más supino y a la mera subsistencia como cordobeses.

Pero si a esto le unimos, la bochornosa situación de esclavitud sexual presente delante de nuestras propias narices que anteayer nos recordaban las detenciones de personas de redes sexuales de explotación, sin que se le haya podido meter mano, nos retrata como sociedad, no ya la cordobesa en particular, sino española en general.

A pesar de que nos cuenten muchas gaitas sobre el tema de la crisis y que nos digan cómo vamos a empezar a recuperarnos, el estado de pobredumbre económico y moral de la sociedad española en general y la cordobesa en particular, nos tiene que hacer movernos como pueblo. Si esto no nos hace pensar, sólo seremos capaces de seguir malviviendo, rememorando la historia de un pueblo que antaño fue, y que desde hace mil años no es…Aquí en Córdoba nos podemos tirar otros mil años sin ningún tipo de problema…Eso, es así