Algunas de las cuestiones que nos esperan en el 2020

(algunas notas para mi intervención el próximo 21 de noviembre en el X EBE hablando sobre el 2020 y los avances sociotecnológicos que vamos a ver)

El año 2020 cerrará conceptualmente una década de consolidación de las nuevas relaciones socioeconómicas que Internet ha traído. Grosso modo, si durante la década de los 90 comenzamos a aprender lo que era Internet, en la década del 2000 experimentamos las nuevas relaciones socioeconómicas, la década a partir del 2010 habrá sido la consolidación e interiorización de toda una nueva manera de entender la sociedad, aunque eso sí, la brecha digital será cada vez más profunda.

En el año 2020 estaremos experimentando la ley de rendimientos acelerados donde los avances en la técnica serán cada vez son mayores (exponenciales en muchos casos) y cada vez más rápidos.

Por una parte se hablará de las consecuencias del AIsourcing (Artificial Intelligence sourcing), es decir, de cómo todo tipo de sistemas de información tomarán decisiones por nosotros en función de los datos acumulados.

Esto será así en todo tipo de industrias donde la información acumulada prima para la toma de decisiones (retail, transporte, logística, real estate, turismo, etc.) así como en aquellas funciones donde terceros tienen que confirmar que algo ha ocurrido gracias a los sistemas de computación y confirmación distribuida (registros públicos, compraventas, notarias, contratos).

(En el 2020) se hablará de las consecuencias del AIsourcing (Artificial Intelligence sourcing), es decir, de cómo todo tipo de sistemas de información tomarán decisiones por nosotros en función de los datos acumulados.

Esto llevará a replantearse la moral de nuestra sociedad y de cómo de admisible es dejar al lado la intuición para centrarnos en la toma de decisiones basada exclusivamente en la probabilidad. “En el siglo XXI, todo lo que no es ciencia es chismorreo” comenzará a calar entra la sociedad que cada día tiene más datos a su alcance para interpretar de manera objetiva la realidad y con ello tomar decisiones.

Por otra, se habrá garantizado rentas mínimas de inserción para mucha más población que la actual, entre otras cuestiones, porque los millones de trabajadores no cualificados existentes no tendrán terceros que estén dispuestos a pagar por sus habilidades, las cuales serán cada vez mayores.

Se comenzará a debatir sobre qué impuestos irán asociados a aquellas máquinas que destruyan de manera inmediata puestos de trabajo (IPM: Impuesto sobre la producción de las máquinas) que vendrán a paliar el descenso en el IRPF.

se habrá garantizado “rentas mínimas de inserción” para mucha más población que la actual porque millones de trabajadores no cualificados no tendrán terceros que estén dispuestos a pagar por sus habilidades

Muchos de nuestros hábitos de ocio seguirán cambiando. La realidad virtual habrá ido ganando enteros sustituyendo gran parte del ocio asociado a interfaces rígidas y temporales. Pocos verán en “tiempo real” contenido, salvo acontecimientos especiales y no compraremos más prensa escrita, siendo ésta casi obsoleta.

Las cadenas personales de TV y el live streaming serán posible gracias a la computación ubicua y velocidades de conexión cercanas a la actual fibra (5G) que permitirán generar contenido de manera exponencial.

Nuestra atención seguirá centrada en el ecosistema Facebook y Twitter, que se habrá convertido en nicho de aquellos interesados en la información en tiempo real.

En el ámbito de la salud los avances seguirán siendo exponenciales y comenzaremos a plantearnos no tanto si la Sanidad es un tema público o privado, sino el grado de involucración de las personas individuales en su cuidado personal gracias al conocimiento adquirido y la accesibilidad de tecnologías de cuidado personal cada vez más baratas.

El año 2020 anticipará a muchos el nuevo escenario, de nuevo radical, que tenemos ante nosotros, y será la década de antesala a  la llegada de la Singularidad, cuando el grado de avance de la inteligencia artificial sea tal, que no sepamos otear las consecuencias de un grado de avance técnico que sea prácticamente indistinguible de la magia.

BioCarbonEngineering, ejemplo de las empresas globales de los años 2020

La empresa BioCarbonEngineering  tiene como objetivo reforestar 1.000 millones de árboles con procesos automatizados sin prácticamente intervención humana. Utilizando drones que diseminan semilllas en un espacio forestal, plantean una acción de geoiongeniería a nivel global con el objetivo de reforestar las áreas mundiales que así lo necesiten.

Nacida en el ámbito del movimientpo que busca resolver los problemas globales gracias a la tecnología existente y la que está por llegar de manera inminente, esta empresa nos anticipa las características de algunas de las empresas que cambiarán nuestro entorno en las próximas próximas décadas:

  • geoingeniería: empresas específicas para atacar problemas en el ámbito físico derivados fundamentalmente de la acción humana.
  • global: la misión de la empresa no se circunscribe a un territorio específico sino que su misión la traslada a cualquier punto del planeta donde se encuentre el problema
  • en remoto: todo ocurre en remoto. No hay necesidad de estar en el sitio físico para llevar a cabo una misión sobre el concreto. Básicamente lo que se lleva haciendo desde que la Unión Soviética alunizó un astromóvilen el año 1970.
  • automatización: el reconocimiento del terreno, la elección de la ruta a seguir, la plantación y la monitorización ocurre sin intervención humana. Es decir, la toma de decisiones se lleva a cabo sobre la combinación de conceptos como big data, machine learning, mundos híbridos.

.

BioCarbonEngineering es un ejemplo conceptual de empresa que entiende la ley de rendimientos exponenciales que Kurzweil. Da igual el área donde miremos que las repercusiones venideras cambiarán de arriba a abajo y de manera inmediata un status quo que se arrastra desde hace décadas sino desde hace siglos. Las formas de trabajo cambian de manera radical.

 

 

El caso del dedo de Varoufakis o del porqué estamos en una sociedad donde nadie sabe lo que es verdad o no

La sociedad red, con todas las ventajas que trae para tantos, tiene su lado oscuro, y el caso del dedo de Varoufakis ejemplifica a las claras la sociedad que nos toca vivir.

Personalmente he llegado a un momento en el que me he cansado de seguir leyendo sobre el tema y averiguar si realmente el ministro griego utilizó una peineta refiriéndose a los alemanes o bien fue un montaje digital. El artículo de Libre Mercado resume perfectamente la cronología de los acontecimientos.

Libre Mercado - Varousakis

Ayer cuando vi que se hacía un desmentido al vídeo donde se demostraba aparentemente que todo había sido un montaje, me di por vencido: “no sé ya a quién a creerme…como que me da igual si lo hizo o noi”

Frente a 1984 de Orwell donde un poder central es el que  cambia la información para presentarla constantemente en función de sus intereses, aquí es el ciudadano quien tiene las herramientas digitales a su alcance para modificar la realidad, consiguiendo que sea prácticamente imposible discernir si realmente el ministro griego levantó el dedo o si fue realmente un fake por parte de una agencia alemana.

Gracias al poder de las redes, lo que Rheingold anticipaba, De Ugarte continuaba y algunos explorábamos conceptualmente y difundíamos, cualquier individuo o grupo de individuos suficientemente motivados son capaces de generar una visión de la realidad que es mentira y haciéndolo, además, a conciencia.

Lo que antes sólo podían hacer los Estados por los recursos necesarios para llevar a cabo una campaña de desintoxicación, cualquiera puede hacerlo. Entonces, ¿qué vídeo es entonces el verdadero? ¿Hizo o no la peineta? Para los que nos hemos cansado, el resultado final da lo mismo, si lo hizo o no….el caso es que nunca podremos saberlo, porque no nos querremos creer lo que nos digan que ocurrió.

En este siglo XXI, ¿qué nos queda a los que buscamos la verdad de manera sincera y honesta en las noticias que leemos de manera continua para hacernos una idea lo más objetiva posible de la realidad que nos rodea? Jodernos

La salud como una ciencia de la información

Continuando con el área que trabajé conceptualmente en el último trimestre del 2012 y del que derivó en una charla en EBE Sevilla 2012 sobre el yo cuantificado y un extenso artículo del médico como artesano al médico del conocimiento, el eHealth y el movimiento del yo cuantificado, e invitado por Miguel Ángel Calero, he tenido la oportunidad de participar en el Encuentro que sobre eHealth han coorganizado la Universidad de Córdoba a través de la Facultad de Enfermería.

Mi tesis es la tesis de Kurzweil, Diamandis y del movimiento transhumanista y la singularidad principalmente: que se entiende la Medicina como una ciencia de la información, y que desde esa concepción, la curación de muchas enfermedades y el incremento notable de la longevidad será una realidad.

En el año 2030 la cuestión no será si la Sanidad debe ser privada o pública, sino si debe ser una cuestión de responsabilidad individual o no, y en su caso transferirla a un tercero.

Pero, implica también entender por otra parte, que el rol de los médicos cambia de manera radical. Los sistemas de información diagnosticarán mucho mejor que estos y prescribirán de manera mucho más precisa y certera, disminuyendo el abultado error que aún se tiene en los diagnósticos (en EE.UU se calcula que se encuentra entre un 10-15%). Esto nos lleva necesariamente a que el rol del médico será uno muy diferente. José Luis Gutiérrez, gerente del Hospital de Antequera, describía que el símil bien podría ser un sherpa, que ayuda a los montañeros a alcanzar la cumbre.

Esa visión, complementaria a la que expongo del médico como gestor de conocimiento, escenifica el gran cambio que debe producirse en la medicina. En el año 2030 la cuestión no será si la Sanidad debe ser privada o pública, sino si debe ser una cuestión de responsabilidad individual o no, y en su caso transferirla a un tercero.

Esta es la presentación que utilicé en la que desgrano algunos de los proyectos que evidencian que esto de la sanidad no es diferente a otras industrias sacadidas por la llegada de las tecnologías de la información y la comunicación.

¿Por qué los trabajadores deben ser lo primero en una empresa?

Ayer en El Mirador del Río tuve una fantástica conversación con la mesa 32, un matrimonio y su hija adolescente sobre la cultura generada en el restaurante. Todo venía a colación de un flan con nata que llevé a la mesa equivocada y la conversación que surgió con los clientes.

Les traté de explicar porqué, desde un punto de vista probabilístico, era imposible no fallar en la entrega de un plato. Puedes rozar la perfección, pero el coste de conseguir un entorno de fallo cero sería contraproducente además de muy alto (ley de rendimientos decrecientes).

El cliente comentó que lo que le llamaba la atención era cómo se notaba que el equipo humano que había en El Mirador del Río, 30 personas ayer en los establecimientos, trabajaba con pasión y con la mejor de las sonrisas por dar el mejor servicio posible en un espacio con centenares de comensales, y que detalles como esos, entregar el flan en el sitio equivocado, era un detalle nimio que no empañaba la percepción por parte del cliente.

Me dio pie a explicarles por qué creía que estaban dando en el corazón de la cultura generada en El Mirador del Río, y en todos los proyectos que he dirigido: los trabajadores son lo primero en una empresa, especialmente en aquellas empresas que dependen de la creatividad y en las que requieren una interacción con el público. Le comenté que muchos creían que lo primero era el cliente y les dije, que, teniendo un buen producto como el que tenemos, los trabajadores deben ser lo primero.

Terraza Chill-out El MIrador del Río

 

¿Qué significa que los trabajadores son lo primero en un trabajo?

Crecí influenciado notablemente por las ideas de Tom Peters que en su libro En busca de la Excelencia, ya dejaba recogidos los principales puntos de encuentro con los trabajadores los cuales, no eran una parte más de la empresa, sino el corazón de la misma.

  • Significa conocer de primera mano las funciones que desempeñan los trabajadores para que, cuando el responsable lo haya hecho, empatice con el trabajo que implica. Lo he dicho alguna vez, la hostelería es bastante dura. Cuando llevo bandejas, sirvo en mesas, las limpio, las recoges y las montas de nuevo para otro cliente, de manera iterativa (continua), etc. conoces de primera mano el esfuerzo que conlleva y eres capaz de ponerte en el lugar del otro. Vamos, lo que se supone que hacen los jefes infiltrados del programa de televisión.
  • Significa entender de primera hora que el proyecto es el tuyo y no el de tus trabajadores. Si quieres trabajar 15 horas diarias en tu proyecto, yo lo he hecho durante muchos años en los míos, no esperes que tus trabajadores tengan el mismo nivel de implicación. El proyecto es tuyo, no es de ellos. No les exijas lo mismo que te exiges tú. El reto será hacerles partícipes de esa pasión y que la compartan, pero nunca lo harán, nunca, con el mismo nivel de implicación que tú.
  • Significa que, en la medida del tamaño de la organización, interesarse por las situaciones personales, por facilitar, al máximo posible la conciliación laboral. Tengo una hija pequeña y sé lo que significa tener que conciliar su cuidado con un trabajo: no es nada fácil, siendo incluso casi imposible para las personas. ¿Cómo pagar por ir a trabajar si tienes que destinar los ingresos del día a que alguien se quede con tu hija? Tener una plantilla extensa que permita tener grados de maniobrabilidad para este tipo de situaciones puede ser una solución, aunque nadie tiene una varita mágica en algunas situaciones :-(
  • Significa ser transparente en la toma de decisiones. Si eres honesto en el planteamiento, no te costará explicar a tus trabajadores el porqué de algunas decisiones. No significa que haya que compartir el 100% de las decisiones que se toman con los trabajadores, pero sí que fomentes una cultura de transparencia y que ante cualquier pregunta, seas sincero en explicarla con meridiana claridad.
  • Significa reflexionar de manera continua sobre qué mejoras en las condiciones laborales puedes introducir. Esto no sólo implica cuestiones económicas como incrementar los sueldos, que también, sino especialmente aquellas cuestiones intangibles que puedes ofrecerles. ¿Un día libre después de mucho trabajo? ¿Dar un par de horas libres porque sí? ¿Cerrar 1 hora antes si no viene nadie? ¿Llevarte la comida a casa y ahorrarte preparar una para tu familia?
  • Significa que serán tus propios trabajadores los que hablan bien de su empresa. Siempre se comenta la importancia de hablar bien de los clientes, pero nadie habla de la importancia de que tus trabajadores sean los mejores embajadores de tu negocio. Siempre he preguntado a mis trabajadores el grado de orgullo y sentido de pertenencia que tienen con respecto a su empresa.
  • Significa preguntarles de manera continua a los trabajadores por cómo ven el negocio y qué podemos hacer por mejorarlo desde todas las partes implicadas (trabajadores, clientes y empresarios). En empresas con una amplia plantillas son los trabajadores los que tienen más contacto con el cliente. Escúchalos y en la medida de lo posible, haz de las empresas las propuestas que te hagan.
  • Significa delegar en muchas tomas de decisiones, bajo unos criterios claros, a pesar de que muchas veces no te gusten con se hagan las cosas. Tu tiempo liberado de esa toma de decisiones, podrás dedicarlo a cosas que te motiven más y que hagan a la empresa más rentable.
  • Significa avanzar hacia la autogestión de las empresas, donde los equipos son lo suficientemente responsables para contar con la autonomía en la toma de decisiones en función de la misión y visión de la empresa. Creo firmemente que las personas son responsables de sus actos y, que con la información y formación necesarias, podrán tomar decisiones de manera autónoma, especialmente si tienen unas instrucciones claras sobre algunas funciones que se llevan a cabo.
  • Significa que, necesariamente, la tasa de rotación en la empresa disminuya de manera notable, lo que implica que los recursos que destines a formación se queden en la empresa además de que no tengas que destinar posteriormente tiempo a reclutar nuevo personal. Esto puede hacerte entrar en un bucle continuo donde tengas que destinar más tiempo a la búsqueda de personal para la empresa y no en la búsqueda de nuevos clientes.
  • Significa felicitarles al final de algún proyecto o evento concreto, especialmente, si éste ha salido bien. Está comprobado que el reconocimiento a los trabajadores en su puesto de trabajo es uno de los factores que más afecta al bienestar y felicidad de tus trabajadores. Foméntalo de manera continua.