Cuando sólo puede haber uno

Algunos mercados en Internet son como los Inmortales, sólo puede haber uno. Y sólo puede haber uno, porque no hay espacio para más.

Esto que puede parecer un sinsentido en el mundo físico, en el mundo online es común…y es común porque se produce lo que se conoce como el efecto red. El efecto red, en términos de análisis de redes, se conoce como el el tipo particular de externalidad que se produce cuando cada nuevo usuario añade valor a un producto por el hecho de unirse a la comunidad de usuarios. Uno de los casos más palpables de ellos es el del sistema operativo Windows y Microsoft Office. Cuando en los años 80 comenzaron a expandirse, los usuarios conocieron un tipo de tecnología que cada vez conocían más usuarios. Esto conllevó que hubiera una ventaja intrínseca a utilizar Windows frente a otro porque se pudo estandarizar el uso de herramientas que todo tipo de usuarios utilizaban.

Desde el punto de vista económico ser ese primer player que estandariaza tiene unas enormes ventajas, como ya pudo comprobar la propia Microsoft. En el libro “El efecto Microsoft”, un libro escrito a mitad de los 90 donde el autor analizaba la visión de Microsoft desde diferentes puntos de vista, escribía sobre cómo la empresa era conscientes que el primero jugador que entrara al mercado, precisamente por ser un mercado virgen como el de los ordenadores personales, iba a conseguir una cuota de mercado del 80%, dejando para el siguiente el 80% de ese 20% y así sucesivamente, asegurando un cuasimonopolio.

Pero este efecto que logró Microsoft y la convirtieron en la empresa más capitalizada del mundo, ocurre en Internet en muchos nichos. A diferencia de los ordenadores personales donde hay un lock-in intrínseco, en Internet la atención del usuario es finita y, aunque puedes pasar de un sitio a otro con un simple golpe de clic y comenzar a depositar tu atención en otro, desde un punto de vista pragmático no es fácil. Uno de los ejemplos actuales es Whatssup. ¿Hay espacio para muchos más? Difícil, porque el nuevo player tiene que vencer una cuota de mercado enorme por parte de la herramienta. ¿Para que me voy a descargar una si ya tengo esta? Aunque las ventajas competitivas sean objetivables, el usuario no entiende de barcos y no quiere tener que descargarse más cosas.

Pienso todo esto cuando leo diferentes artículos sobre Youzee, la empresa que ha tratado de competir en el mercado de vídeo online con otras tantas y que por lo que parece, va directamente al cierre o al cambio radical del modelo de negocio. En un mercado como el español, donde los usuarios no pagan por contenido, ir a los pocos que sí pagan es harto complejo porque tienes que competir con iTunes de Apple, próximamente Amazon y ya Wuaki.tv con inversión extranjera. Conseguir el 80% de ese mercado o el 20% de ese restante 80% (en términos generales) tiende probabilísticamente a 0 por el propio efecto red de iTunes o de Amazon.

Supongo que en el vídeo online se puede conseguir un pequeño nicho de mercado que sea rentable, algún que otro modelo conozco en ciernes, pero no dominar el mercado y si no lo dominas, la rentabilidad sobre la inversión es cuasi imposible, máxime si empiezas con 50 trabajadores.

Carne de emprendedor

Uno de mis grupos de música preferidos ha sido Loquillo y los Trogloditas. El álbum “A por ellos que son pocos y cobardes” siempre lo tendré como referencia de juventud. Por eso, cuando leo su opinión sobre el estado de la industria y de su opinión sobre la crisis ante su último álbum, no puedo dejar de sonreirme….¡si es que por algo me gustaban!

Ahora mismo nadie vende una mierda, pero para mí los tiempos difíciles no son ninguna tragedia, porque yo hace 15 años que no sueno en la radio, excepto en Radio 3. Yo soy un artista independiente, porque he tenido que hipotecar mi casa tres veces para poder pagarme el siguiente proyecto. Me da mucha envidia la gente del cine, a los que les dan 100 kilos para hacer una película. Pero para el rock’n’roll nunca hay pasta… Pero, oye, me alegro mucho de no haberme hecho millonario con esto. Si no, ahora igual estaba viviendo en una una finca fuera de Barcelona dedicándome a hacer vinos, que es lo que hacen todos.

Carne de emprendedor

Los políticos y la sociedad-red

Enrique comenta en su blog uno de los temas favoritos que hemos tenido en los últimos cinco años y medio de vida de este blog. Nuestros actuales regidores políticos, en su inmensa mayoría, no conocen lo que es la red y las implicaciones socioeconómicas que de su implantación se derivan. No lo entiendo en el ámbito socioeconómico aunque podemos decir que al haber vivido un periodo de 15 años de bonanza económica en términos generales, pueda llegar a comprenderlo, siendo bondadoso.

Pero donde no puedo llegar a entenderlo es en la cultura. Escuchamos más música que nunca, vamos a conciertos en mayor número que años anteriores, existen una oferta de artistas musicales cada vez mayor. Sin embargo, la industria discográfica ha visto mermadas sus ingresos derivados por ventas de CDs en un más de un 70% en poco más de 6 años. Los rectores discográficos siempre echan la culpa a la piratería física y digital, pero no analizan en la inmensa mayoría de los casos, la comercialización de un producto obsoleto y con poco valor añadido, donde para que estas empresas mantengan unas estructuras rígidas y vigesimónicas los consumidores tenemos que tragarnos productos enlatados con un valor medio de 20€.

Por esto, que tengamos políticos que se ponen de lado de una industria obsoleta como es el caso de César Molina es para recriminarles la poca visión de sociedad así como un alineamiento descarado con tesis más que pasadas…pero vamos, nada nuevo. El problema viene cuando cada vez nos quedan menos años para el punto de no-retorno, esto es, aquel momento en que nuestra economía no sea capaz de volver a ser lo que fue en los últimos cinco años, por no ser capaces de reconvertirnos, y en esto la cultura es sólo un ejemplo más.

Datando realidades económicas

¿Cómo es posible que un estudio publicado por la “prestigiosa” consultora PriceWaterhouseCoopers para la Interactive Agency Bureau sobre inversión publicitaria en Internet sea totalmente irreal y erróneo como denuncia Julio Alonso, y que en este estudio no se haya tenido en cuenta los datos que pueden aportar empresas dedicadas bien a la creación y comercialización de blogs en España como son Weblogs S.L o de inversión Social Media cuyos datos actuales de facturación actuales superan los del estudio?

Personalmente me huele a ocultamiento de datos en un estudio para que los anunciantes no migren sus inversiones de unos soportes a otros… y es que el año que viene pintan bastos para las agencias de publicidad como ayer me reconocía el dueño de una agencia de publicidad muy importante de Andalucía.

De cómo el modelo sigue cambiando

Vía Techdirt nos encontramos con otro de los múltiples ejemplos de cómo el modelo de negocio de la música ha cambiando para siempre y no hay vuelta atrás, que lo que seguimos viendo, son sólo algunos rasgos superficiales de un cambio profundísimo en la manera en la que se crea, se produce y se comercializa música.

deliverance.JPG

Shayan, un joven británico ha sacado a subasta un tanto por ciento de los royalties que obtuviera en un futuro mediante la comercialización de su repertorio de música.
Para ello pone a subasta las acciones de su empresa FM Publishing, a un precio de 3.000 libras por un 0.25%, que incluye, como indica el contrato que aparece en las especificaciones de la subasta, ventas por CDs, DVDs, conciertos y cualquier derecho procedente de la comuncaición pública, publicidad, etc.

Este ejemplo confirma una de las cuestiones que siempre hemos mantenido. En el futuro, las profesiones será mucho más polifacéticas, y muchos asalariados, pasarán a ser autónomos por las posiblidades que la red trae. Aunque Shayan todavía tiene que basarse en la distribución física para poder garantizar alcanzar el break even lo antes posible, gran parte de su trabajo, lo hace gracias a la red, pudiendo una compañía independiente, crear modelos de negocio en torno a la música totalmente diferente.

En el artículo de Techdirt se nos habla de los modelos basados en el mecenazgo donde un mecenas invierte dinero en artistas que les permiten comenzar con su actividad y poder recuperar el dinero de una manera diferente. Hace muchos posts, comentábamos que el negocio de la música iba a estar en los próximos años irremediablemente ligado al modelo del mecenazgo. La digitalización de las canciones así como la facilidad en la distribución de las mismas, iba a contribuir a que grandes empresas, esponsorizaran determinadas campañas de marketing donde la música iba a ser un elemento esencial de la misma.

Cuando iTunes ha vendido la quingentésima canción (500 millones de canciones) y las descargas de canciones legales reportarán este año más de 500 millones de dólares, la revolución se consolida, y el ejemplo de Shalam no es más que otra combinación inteligente de diferentes factores: el poder de la red y la nueva media que se acerca. ¿¿¿Lebyrus, por qué no subastas tus royalties???? ;-)