Córdoba 2031. Una ciudad que disfruta la calle

Año 2031

Córdoba es la ciudad que prácticamente cuenta con más uso por parte de su ciudadanía de los espacios al aire libre. La conquista de la vía pública por parte de los ciudadanos es un hecho gracias a la apuesta decidida de la ciudad de Córdoba por convertirse en una ciudad donde la movilidad eficiente fuera la característica común.

Esta movilidad eficiente (aquella donde el coste total por kilómetro recorrido es el menor de los posibles, teniendo en cuenta todas las externalidades -producción de energía, ocupación de espacio público, uso de carreteras, tiempo de llegada, etc.-) es la base de la realidad social cordobesa que a pesar de todos los cambios radicales que se vienen produciendo, sigue siendo en su esencia la misma de siempre: una población que disfruta siempre que puede al aire libre.

 

Córdoba. Visita google Maps aérea

 

En una ciudad consciente de sus potencial, y también de sus limitaciones, a finales de la década del 2010 y gracias a una visión compartida de los diferentes sectores de la ciudad se pusieron las bases para el gran cambio que tuvo la ciudad de Córdoba.

* La inauguración del Metrotren en marzo del 2018 permitió que muchos otros cordobeses comenzaran a ver las posibilidades del transporte público como alternativa a un vehículo privado a la hora de moverse en el eje Este-Oeste. Su utilización creciente gracias a un eficaz sistema puerta a puerta entre la Estación y Medina Azahara, posibilitó que cada vez más turistas lo cogieran (ayudó para la declaración de Patrimonio Mundial de la Humanidad a Medina Azahara en el año 2019 como espacio sostenible en cuanto a la capacidad de absorber visitantes)

* Mientras tanto y conscientes de la amenaza que los vehículos autónomos conformaban para su propia supervivencia, los taxistas en el año 2020 acordaron convertirse en cooperativa de transporte y operar la flota de movilidad autónoma en la ciudad, garantizando el servicio puerta a puerta con el menor coste por kilómetro recorrido de España. Los acuerdos a largo plazo con marcas automovilísticas lo permitió.

* AUCORSA había pasado a convertirse en un sistema operado de manera autónoma. Esto permitió el reciclaje de gran parte de los conductores formándose en habilidades relacionales, mecánica, asistencia a viajeros, turismo, entre otras. Su misión de conducir autobuses y llevar pasajeros había pasado a ser relacional, de acompañar a viajeros y mucho más emocional. Así lo entendieron todas las partes envueltas.

* En paralelo y gracias a la creciente utilización de un sistema de transporte autónomo, posilibitó la eliminación del 90% de aparcamientos en vía pública. Unos métodos de transporte más rápidos, personalizados y efectivos que los vehículos tradicionales habían permitido cambiar por entero la ciudad, volviendo a ser una Córdoba que algunos comparaban con la Córdoba de finales del siglo XIX con la inexistencia de aparcamientos en vía pública.

Calle de la Feria a finales del siglo XIX -principios del siglo XX (Imagen procedente de Cordobapedia)
Calle de la Feria sin aparcamientos. Finales del siglo XIX -principios del siglo XX (Imagen procedente de Cordobapedia)

 

* Gran parte de este espacio fue ganado a la ciudad por veladores. La razón esgrimida para ello fue el estudio llevado a cabo en el año 2019 donde se constaba que el uso del espacio público que tenía mayor relevancia para los ciudadanos era el de las terrazas y con diferencia hacia otros.

* Córdoba tuvo en cuenta la movilidad de los turistas por lo que potenció las visitas a otros enclaves de la ciudad favoreciendo que el casco histórico no se viera saturado: las visitas a Medina Azahara o a la Sierra fueron clave para descongestionar el mayor número de visitantes. Las nuevas zonas de ocio eran Córdoba Oeste y Córdoba Norte. La rapidez de acceso, puerta a puerta y con altas capas de seguridad permitió garantizar una movilidad entre Medina Azahara y Paseo de la Victoria en 11 minutos con un coste de 1,5€ por trayecto. Este trayecto era pagado normalmente por parte del establecimiento al cual habían acudido.

* Los nuevos criterios de ordenación de veladores, gracias a la aparición de nuevo espacio público, permitió que florecieran nuevos establecimientos de ocio, con diferentes propuestas, pero que eran los que hacían que la ciudad se percibiera viva, más allá de la vida virtual en la que ya pasan un 50% del tiempo que no duermen los ciudadanos.

* En una sociedad donde cada vez hace falta trabajar menos para producir más, donde gran parte de nuestras transacciones comerciales se producen online, donde el tiempo de ocio es cada vez mayor, “vivir al aire libre” es lo que conecta a los cordobeses con su memoria de los años 60, 70, 80, 90 y 2000.

* Terrazas donde los ciudadanos siguen haciendo lo que han venido haciendo desde hace siglos: departir en torno a una bebida o comida. Entre otras cosas, porque es prácticamente el único momento del día donde permanecen alejados de cualquier acceso al entorno virtual.

Los chatbots en la gestión de restaurantes

Los chatbots es una de esas palabras que vienen para quedarse y que comienzan a dejar la fase pionera para comenzar a moverse hacia un estadio de early adopters. Pero ¿qué es realmente un chatbot?

Un chatbot no es otra cosa que la simplificación de un proceso secuencial y repetitivo en un entorno de mensajería instantánea y todo ello de manera automatizada.

Después de unos meses de uso de un chatbot en la gestión diaria de un restaurante con 3 localizaciones y +50 empleados, algunas cosas que he aprendido sobre lo que los chatbots van a suponer para los negocios.

Uno de los problemas que ya están resolviendo en organizaciones es el de acceso a información de manera rápida, eficaz y concreta. No tienes que meterte en generar informes en tu plataforma de información, sino que la información demandada siempre estará simplemente invocándola desde un canal de comunicación que ya vengas utilizando.

Para muestra, un botón. Por ejemplo, en El Mirador del Río hemos desarrollado una funcionalidad que permite, utilizando un canal de Telegram, invocar un comando y tener acceso, por ejemplo, al reporte de horas que se llevan en un periodo de tiempo (/report) o bien las personas que tenemos trabajando en un momento dado en los establecimientos con los que contamos (/peoplenow)La persona encargada de gestionar la operación del restaurante o su administración, sólo ha tenido que entrar en un canal de un programa como Telegram, y utilizar algunas de los comandos disponibles para acceder a información concreta que, de manera recurrente es siempre la misma.

Estos comandos son básicamente atajos a información específica, pero con la gran ventaja de utilizar un entorno de mensajería instantánea mucho más usable para todo tipo de usuarios.

El usuario ha accedido a la información en el momento que ha necesitado (que siempre es básicamente la misma), no ha tenido que entrar en ningún sitio, ni ha tenido que loguearse para descargar un informe en excel que llegará dentro de un rato por correo electrónico.

Frente a ese proceso complejo, los chatbots prometen simplificar todo el proceso. Con una simple invocación, el conocimiento está servido.

En la era del big data, ¿dónde están los colegios?

En el año 2016, el big data se ha confirmado como una de las grandes tendencias existentes para los próximos años. Se comienza a interiorizar por parte de la población la importancia del dato per se, porque éste explica la realidad objetiva. Podemos tener datos, porque podemos medir gracias a los avances en todo tipo de sistemas de información que son especialistas en captar la realidad y convertirla en binario, en 1 y 0s para luego estudiarlos y utilizarlos. No en vano, todo tipo de industrias están recopilando datos que permiten interpretar su realidad. La banca, la prensa, los anunciantes de consumo, redes sociales, las grandes plataformas, etc. recopilan datos de manera inherente al modelo de negocio que tienen: existe su modelo de negocio porque existen datos e información cuya gestión es cada vez más automatizada. En caso contrario, no habría negocio. La pregunta es, en la era del big data y de interpretación de la realidad a partir de éstos, ¿qué datos recogen los colegios?

Con 42 años y alumno de un colegio marista en Córdoba, los únicos datos que se recogían durante los años 80 y 90 en mi colegio eran las notas que cada alumno iba sacando en las 5 evaluaciones que teníamos (datos subjetivos académicos) así como el peso y la altura durante los primeros años del colegio. Esto se complementaba con un test psicológico que todos pasamos con 14 años y creo que otro con 16-17 (este no lo aseguro). Finalmente, tu nota académica media de BUP y COU que se complementaba con la nota de Selectividad que se realizaba en 7 exámenes escritos. Hoy, 25 años después, no ha cambiado demasiado.

La recopilación de datos objetivos debe ser una de las máximas de los centros educativos porque son los que nos van a permitir entender el contexto de aprendizaje del alumno, el grado de interiorización de sus conocimientos  y la evolución que lleva acorde a lo deseado y previsto. Sin embargo, esta recopilación de datos no es fácil ni intuitiva. Sólo en contextos de aprendizaje online la recopilación de datos es fácil ya que puedes fijar tiempos de aprendizaje así como evolución acorde a una serie de métricas y variables numéricas. Pero, ¿cómo hacerlo en el contexto físico que es donde la inmensa mayoría de los alumnos actualmente pasan tu tiempo asimilando conceptos y experimentando?

El único dato que desde hace centenares de años se lleva a cabo es el de la nota que un profesor pone a un alumno en función de una actividad puesta por éste para normalmente, evaluar el conocimiento sobre una materia. Esta nota, aunque objetiva en función de parámetros establecidos (resolución de sumas de 3 cifras, divisiones sin resto, etc.), no deja de ser subjetiva y que no provee de información cara al futuro del alumno.

Sólo los centros educativos que engloben la recopilación de datos y su interpretación dentro de su proyecto educativo maximizarán la probabilidad de futuro de sus alumnos. 

Conocemos que hay una relación directa entre el sueño y la interiorización de lo aprendido por parte de un alumno. ¿Por qué no correlacionar de manera directa las horas de sueño de un alumno con su evolución académico y emocional? Muy probablemente a muchas padres y profesores se les pasará por alto este factor simplemente porque no es intuitivo. Puedes asumir que tu hijo duerme bien, cuando tarda en dormirse todos los días 30 minutos y luego no descansa lo suficiente. También podríamos medir el estrés sufrido en un colegio ante los profesores para la detección de bullying, o en qué tipo de webs pasan tiempo los estudiantes cuando se encuentran en su tiempo libre, ya que permitiría identificar las pasiones de las personas, que pudieran tener complementariedad en su estancia en el colegio.

Existen +50 parámetros que pueden ser medidos en el ámbito escolar y que nos permitan correlacionar patrones y factores, hoy desconocidos, y que sabemos que afectan sobremanera el aprendizaje y evolución de los alumnos. El desafío de los colegios en los próximos años es identificar datos a recopilar, almacenar de los mismos y conforme más y más datos tengas de un conjunto de alumnos, más conocimiento y patrones de comportamiento podrás adquirir de estos y mejor ayudarás a su evolución personal en todas sus dimensiones. Sólo los centros educativos que engloben la recopilación de datos y su interpretación dentro de su proyecto educativo maximizarán la probabilidad de futuro de sus alumnos. 

 

 

Por qué los fallecidos no pueden ser donantes por defecto

Vaya por delante que creo que he dicho alguna vez, y si no, lo dejo aquí por escrito a quien tenga que responder de mis deseos (mis hermanas y mi padre ), que si muero hoy o mañana o en los próximos 5 años y si mi cuerpo es algo aprovechable, que eso es harina de otro costal, que donen mis órganos, todos. Pero también digo, que si muero a partir del 2021 que lo piensen porque no tendré tan claro que quisiera donar y que si ocurriera en el 2026 muy posiblemente me negara en rotundo.

Captura de pantalla 2016-09-19 a las 23.17.02

Digo esto porque me topaba con una noticia de la Sexta sobre le ley que se está tramitando en el parlamento holandés sobre donaciones y que consiste en hacer que las personas por defecto, fueran donantes de órganos y en caso de fallecimiento, hubiera potestad por parte de los médicos para extraer tus órganos e intentar reutilizarlos en otros cuerpos con el fin de que vivieran, tal y como ya viene ocurriendo en Chile desde el 2013. Y no puedo estar más en contra, aunque puede parecer poco intuitivo y sobre todo, políticamente incorrecto en España, y más concretamente en Córdoba donde nuestra tasa de donaciones es la más alta de España

Y he querido invertir mi tiempo, porque es la clásica noticia que, a menos que te pares a pensar en ella y reflexiones, pasa por ser una de las mejores leyes que, en este caso, el parlamento holandés quiere aprobar y que ya tienen en Chile, cuando encierra para algunos, entre otros para mi, aspectos negativos no evidentes en un primer momento, fiel reflejo de la cultura de la adhesión que nos toca vivir.

¿Por qué oponerse?

 

En primer lugar por una cuestión de principios más allá de los números. Por ejemplo, si se aplicara en España, sólo afectaría a una media de un 15% de potenciales donantes de trasplantes que se niegan a llevarlo a cabo por diferentes razones, que aunque para muchos pueden ser incomprensibles, para otros pueden ser de su más estricta intimidad. Aunque esto sólo afecta a unas centenares de personas, éstas verían conculados sus derechos por parte del aparato estatal. Por una simple mayoría del Parlamento, el Estado decide sobre tu cuerpo una vez fallecido frente a tus familiares. En caso que no digas lo contrario, el Estado decide, por teóricamente un bien mayor -la vida de otro-, que tú no necesitas esa parte de tu cuerpo y que se puede reutilizar en otro cuerpo y así tener posibilidad de dar vida. Sin embargo, y eso es lo que me chirría, no puede ser que el Parlamento se arrogue el derecho sobre mi cuerpo sin tener en cuenta muchos otros aspectos que a simple vista se pasan por alto. Pero ese bien mayor no puede estar por encima de quien es propietario de decidir sobre el cuerpo que son los familiares directos.

Por otra parte, y no menos importante desde el punto de vista ético, aunque no se ha probado desde un punto de vista científico, un estudio estimaba en un 15% de los trasplantados creen tener recuerdos de memorias de anteriores personas. Bien sea por seguir el principio de prudencia médico tan referido cuando se trata de parar experimentos científicos, máxime cuando ya se sabe que el corazón es mucho más que una bomba de sangre, hagámoslo por preservar la existencia potencial de aspectos derivados de nuestra memoria en el corazón, aunque sólo pudiera llegar a ocurrir en un 15% de los órganos finalmente implantados con éxito.

A medio, pero especialmente a largo plazo, se tendrán poderosos argumentos en contra de la donación por la llegada de la criónica. Wikipedia la define como la preservación a baja temperatura (criopreservación) de animales (incluyendo humanos) que la medicina actual ya no puede mantener con vida. Su propósito es el de tratarlos médicamente y reanimarlos en el futuro. Existen empresas que comienzan a ofrecer servicios de criónica como Alcor aunque exclusivamente en EE.UU.

Imaginemos que nos encontramos en el año 2023 y una persona de 30 años fallece en un accidente de tráfico. El fallecido no ha firmado un servicio de criónica, pero sus familiares conocen la existencia de una empresa española y solicitan que el cuerpo del fallecido sea recogido por parte de la empresa de crionización. Un médico del hospital se opone porque en el mismo hospital existe una persona que se encuentra esperando un órgano y el del fallecido parece que puede casar para este. Con la ley en la mano, el fallecido seguirá fallecido por la eternidad mientras que otra persona se le intentará mantener vivo.

Creo que la libertad de los familiares del fallecido de intentar lo imposible por mantener con vida a largo plazo a un familiar directo está por encima de la posibilidad de supervivencia de otro.

Oreja generada mediante impresión 3D

 

Aunque no soy un experto en la materia ni mucho menos, sí se intuye que la solución al drama de los trasplantes se encuentra en el desarrollo de órganos artificiales impresos en máquinas de impresión 3D que promete ser una ciencia bastante desarrollada en la próxima década. Mientras tanto y esperando hasta que llegue esa tecnología que solventará gran parte de los problemas que tienen las personas que se encuentran esperando un órgano, destaquemos las ventajas de donar como ya se hace en España.